madre con niño de corta edad Ya sea en el hogar o en una guardería, tanto los padres como los cuidadores de niños luchan por ganar la batalla de las enfermedades infecciosas (o al menos declarar una tregua) mediante el uso periódico de poderosos agentes limpiadores y desinfectantes. Pero si bien estos limpiadores pueden proteger a su hijo derrotando a los gérmenes, también pueden presentar algunos riesgos potenciales para la salud debido a los ingredientes tóxicos que contienen. Y si bien usted no puede controlar las toxinas que abundan en las instalaciones públicas, puede decidir cómo elegir mantener su propio hogar limpio.

Potenciales riesgos para la salud de los limpiadores comunes

Mantener la casa limpia es un paso necesario para brindar un entorno vital seguro. Mediante la limpieza y desinfección adecuadas en la cocina, por ejemplo, se puede reducir el contacto con bacterias que causan enfermedades provenientes de carne cruda o poco cocida, mariscos, pescados y huevos. Pero los productos que usamos para limpiar la casa también tienen consecuencias no planeadas para la salud.

Algunas investigaciones sobre los riesgos para la salud de los productos de limpieza se concentraron en el personal de limpieza adulto que trabaja con limpiadores industriales en instalaciones fuera del hogar. Esto se debe a que ellos tienden a usar productos de limpieza más potentes y concentrados diariamente. Si bien los limpiadores domésticos tienden a ser más diluidos y menos potentes que sus contrapartes para uso industrial, muchos contienen algunos de los mismos ingredientes potencialmente perjudiciales. Y si bien tanto los niños como los adultos son susceptibles a las consecuencias de la exposición a sustancias químicas tóxicas, los niños son más susceptibles debido a su cuerpo en rápido crecimiento y su sistema inmunitario inmaduro.

Algunas sustancias químicas presentes en productos que pueden ser una preocupación incluyen:

  • Amoníaco
  • Propelentes para aerosoles
  • Blanqueadores a base de cloro
  • Ácido clorhídrico
  • Ácido fluorhídrico
  • Alcohol isopropílico
  • Paradiclorobencenos (PDCB)
  • Destilados de petróleo
  • Fenoles
  • Tricloroetileno (TCE)
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV), como:
    • Nitrobenceno
    • Tolueno
    • Metileno
    • Cloruro
    • Formaldehído
    • Etilenglicol

Estos compuestos pueden encontrarse en limpiadores para pisos y alfombras, desengrasantes, limpiadores para inodoros/bañeras/cerámicas, desodorizantes de ambientes, limpiadores para hornos, lustres y ceras para muebles, detergentes para la ropa y desinfectantes.

¿Qué puede hacer?

La buena noticia es que existen productos de limpieza más seguros y también puede emplear técnicas de limpieza más seguras para protegerse, proteger a su familia e incluso a sus mascotas. Para comenzar, asegúrese de leer bien las etiquetas. No dé por sentado que una botella verde etiquetada como "natural" no contiene toxinas. También considere los siguientes indicadores para evitar comprar limpiadores tóxicos:

  • Considere productos con:
    • Aceites a base de cítricos o plantas: naranja y limón para desengrasar, té y eucalipto para desinfectar, y olivo para lustrar
    • Enzimas para degradar las obstrucciones en las tuberías de desagüe
  • Elija productos que enumeren TODOS los ingredientes.
  • Prepare sus propios productos de limpieza a partir de ingredientes no tóxicos como bicarbonato de sodio, agua con gas y vinagre.
  • Concéntrese en la limpieza; desinfecte solo cuando sea necesario. “Si limpia bien, tiene que desinfectar mucho menos”, según el Dr. LeBlanc. “La meta no es abandonar completamente los desinfectantes sino usarlos con prudencia y criterio.”
  • No use limpiadores químicos para alfombras.
  • Use blanqueadores a base de cloro con moderación. Considere el uso de blanqueadores sin cloro ni fragancias con peróxido de hidrógeno en su lugar.
  • Elija productos de limpieza sin fragancia. A veces, se agregan fragancias para disimular el olor de limpiadores tóxicos. Además, las fragancias en sí pueden disparar reacciones alérgicas y ataques de asma.
  • No se fíe de los limpiadores concentrados que anuncian seguridad solo cuando se los usa bajo ciertas condiciones.
  • Evite limpiadores que tengan una etiqueta de 'peligro' o 'advertencia'.

Se requiere que los fabricantes de productos de limpieza preparen una Hoja de datos de seguridad de materiales con información sobre los peligros de un producto para la salud, casos de incendios, reactividad y otros peligros específicos, con un puntaje de 0 (mínimo) a 4 (severo) en cada categoría. Para productos de limpieza domésticos, evite todo producto que tenga un puntaje mayor que dos en cualquier categoría. No obstante, observe que no se requiere que este sistema de clasificación esté en la etiqueta. Visite la Base de datos de productos domésticos del NIH ( http://hpd.nlm.nih.gov/index.htm) para buscarlo y encontrar más información útil sobre los limpiadores domésticos.