Image for fitness partners Si usted tiene dificultad para sentirse motivado a hacer ejercicio, enlistar a un compañero de acondicionamiento podría ayudar. Un compañero de acondicionamiento puede estimular, retar, marcarle la pauta y puede hacer el ejercitarse más divertido.

Cuando esté tratando de encontrar a la persona adecuada, hay algunas cosas que debe buscar. Además, hay algunas formas divertidas en las que usted y su compañero de acondicionamiento pueden hacer ejercicio.

Los Beneficios de un Compañero de Acondicionamiento

Un estudio reciente encontró que las nuevas mamás que tienen compañeras de acondicionamiento hacen más ejercicio que las mamás sin apoyo de compañeras. Otro estudio sugirió que los estudiantes universitarios fueron significativamente más propensos a ser activos si tenían el apoyo social de sus amigos o familia. Un tercer estudio encontró que tan sólo una llamada telefónica podría ayudar a motivar a alguien para hacer más ejercicio. La gente que recibió llamadas telefónicas de motivación fueron más propensas a incrementar su nivel de actividad física después de tres meses que la gente que no recibió las llamadas.

¿Por qué la gente es más propensa hacer ejercicio si tienen un apoyo? Tener un compañero de acondicionamiento puede motivarlo a hacer ejercicio incluso cuando no lo desea simplemente porque alguien está contando con usted. Hacer ejercicio con un compañero de acondicionamiento también es una gran forma de socializar. En lugar de temer a su entrenamiento diario, se encontrará a sí mismo viendo al futuro para ponerse al día con su compañero. Otro beneficio es que un compañero de acondicionamiento hace menos intimidante el unirse a un gimnasio, probar una nueva clase o aprender un nuevo deporte. Su amigo puede darle el valor para tomar esas clases de kickboxing en las que usted ha puesto el ojo o dirigirlo a esa senda de caminata que siempre ha deseado probar. Finalmente, es más seguro entrenar con alguien. Si se lastima en una carrera, por ejemplo, su compañero puede encontrar la ayuda que necesita.

Eligiendo a un Compañero de Acondicionamiento

Mientras el compañero de acondicionamiento puede motivarlo a lograr sus objetivos de acondicionamiento, el compañero erróneo podría echar abajo sus esfuerzos. Cuando decida cuál de sus amigos o miembros de la familia reclutar como su compañero de acondicionamiento, mantenga estas ideas en mente:

  • Elija a un compañero con un nivel de acondicionamiento similar al suyo. Si usted no ha hecho ejercicio por años, no elija a un compañero en buena forma que corra cuatro millas al día. Si usted y su compañero tienen niveles de acondicionamiento similares, ustedes pueden progresar a un paso semejante y estimularse cada uno conforme se vuelvan más aptos.
  • Encuentre a alguien que comparta sus objetivos de acondicionamiento. Al encontrar a un compañero con objetivos de acondicionamiento similares, ustedes pueden motivarse el uno al otro y compartir sus triunfos. Si, por otro lado, está buscando ganar músculos y su compañero está buscando adelgazar o si desea perder 30 libras y su compañero sólo necesita perder cinco, usted y su compañero podrían frustrarse y ser más propensos a darse por vencidos.
  • Asegúrese de que tenga cosas en común con su compañero - incluso fuera del gimnasio. Si todo lo que tiene en común con su compañero de acondicionamiento es hacer ejercicio, podría no estar visualizándose en su próximo entrenamiento. Elija a alguien que disfrute genuinamente su compañía y encontrará que los entrenamientos pueden ser tanto socialmente realizadores como físicamente desafiantes.

Haciendo Ejercicio Con un Compañero de Acondicionamiento

Una vez que haya encontrado a su compañero adecuado, es tiempo de mantenerse en movimiento. Unase con su compañero - los calendarios en la mano - y programen cuándo y dónde se verán regularmente para ejercitar. Luego, fijen algunas reglas básicas y adhiéranse a ellas. Pónganse de acuerdo en una política de cancelación, justo como sería con la cita de un doctor o una reservación a un hotel. Si uno de ustedes no puede ir a un entrenamiento programado, seleccione un límite de tiempo (24 horas antes, por ejemplo) que tendrá que cancelar por adelantado. También, expliquen cómo decidirán qué actividades hacer. Por ejemplo, usted podría diseñar el programa de ejercicio de esta semana y su compañero podría diseñar el de la siguiente semana y así sucesivamente.

Ahora es tiempo de disfrutar los beneficios de un compañero de acondicionamiento. Aparte de tener a alguien con quien platicar en su caminata, un compañero de acondicionamiento puede estimularlo a participar en los ejercicios que de otro modo no haría. Puede mezclar su programa de ejercicios añadiendo actividades enfocadas a tener un compañero como el tenis (no es tan divertido estar jugando contra un tablero), subir montañas (necesitará a alguien en la tierra para su seguridad) o baloncesto (¿qué es más divertido que un juego uno a uno?). Pida a su compañero que le enseñe algunas actividades que domine y comparta sus habilidades también. Con un compañero de acondicionamiento, usted puede añadir rápidamente una variedad a su rutina de ejercicios, la cual recorrerá un gran camino para mantenerlo motivado a obtener una buena condición y a permanecer de ese modo.