Definición

Extirpación quirúrgica, química, mecánica o autolítica (usando los propios procesos corporales) de un tejido dañado o quemado para promover su sanación.


Desbridamiento Quirúrgico de una Herida en la Parte Inferior de la Pierna

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

El desbridamiento se utiliza para limpiar el material muerto o contaminado de una herida y auxiliar en la sanación, incrementar la capacidad del tejido de resistir infecciones y disminuir la inflamación. También se puede llevar a cabo para tomar una muestra de tejido para evaluarlo y realizar un diagnóstico. Frecuentemente este procedimiento se practica por las siguientes razones:

  • Extirpar tejido contaminado por bacterias, tejido extraño, células muertas o una costra
  • Crear un borde limpio en la herida para disminuir la cicatrización
  • Auxiliar en la cicatrización de quemaduras o laceraciones por presión (úlceras de decúbito)

Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento

  • Sangrado
  • Infección
  • Afecciones médicas preexistentes
  • Tabaquismo
  • Diabetes
  • Consumo de esteroides u otros medicamentos inmunosupresores
  • Nutrición deficiente
  • Mala circulación
  • Trastornos inmunológicos

Qué esperar

Probablemente, el médico hará lo siguiente:

  • Examen físico
  • Medir la herida
  • Proporcionar medicamento para el dolor antes de cambiar los vendajes del desbridamiento (para procedimientos no quirúrgicos)

En los días previos al procedimiento:

  • Consiga que alguien lo transporte de su casa al lugar donde se practica el procedimiento y viceversa
  • La noche anterior, coma una comida liviana y no ingiera ni beba nada a partir de la medianoche

Posiblemente líquidos por vía intravenosa y sedación durante el procedimiento quirúrgico

Se puede utilizar anestesia general o local cuando se desbridan quirúrgicamente las úlceras de presión profundas u otras heridas. La anestesia generalmente no se administra en otros métodos.

Los siguientes cuatro métodos suelen utilizarse juntos:

Si la herida ocasionó daño profundo y amplio del tejido o es particularmente dolorosa, o si el desbridamiento de la herida es urgente, se realizará un desbridamiento quirúrgico con bisturí, fórceps y otros instrumentos. Se limpia y se desinfecta la piel que rodea, y se explora la herida con un instrumento metálico para determinar su profundidad y localizar cualquier materia extraña. El médico corta el tejido muerto y luego enjuaga cualquier tejido restante que haya quedado libre. El borde resultante es suave y generalmente va de un extremo de la herida al otro. En algunos casos. se puede injertar en su lugar piel transplantada. Algunas veces cortar toda la herida contaminada puede ser el tratamiento más efectivo.

El médico aplica medicamentos de desbridamiento en la herida y la cubre con un vendaje. Las enzimas disuelven el tejido necrótico de la herida.

Los métodos pueden incluir baños de hidromasaje, el uso de jeringas y catéteres, o vendajes húmedos a secos para extraer tejido muerto o infectado. El procedimiento de vendajes húmedos a secos implica aplicar un vendaje húmedo en la herida. Cuando este vendaje se seca, absorbe el material dañado. Cuando el vendaje se vuelve a humedecer y se retira, alguna parte del tejido se va con él.

Si no es fundamental realizar un desbridamiento rápido de la herida, si la herida no se infectó o si su cuerpo no puede tolerar tratamientos más fuertes, se puede realizar un desbridamiento autolítico. Los vendajes que retienen las secreciones de la herida (hidrocoloide, hidrogel y película transparente) pueden favorecer las capacidades naturales del cuerpo para limpiar la herida. Con frecuencia se usa este tipo de vendaje para tratar llagas de presión.

Un ejemplo es la terapia larval. Los beneficios médicos fueron reconocidos por la US Food and Drug Administration (FDA) y otras organizaciones científicas. El procedimiento involucra el uso de larvas de mosca estériles para desintegrar o ingerir tejido infectado o necrótico. Las larvas no dañan el tejido sano. Se elimina la bacteria de la herida, lo que reduce el olor y permite que la herida se cure más rápido.

Posiblemente se realicen evaluaciones o cultivos del tejido extraído en el laboratorio.

Después del procedimiento, asegúrese de seguir las instrucciones del médico.

Esto depende del tipo de desbridamiento. El desbridamiento quirúrgico es el método más rápido, mientras que el desbridamiento no quirúrgico puede tomar de 2 a 6 semanas, o más.

Durante un desbridamiento quirúrgico, la anestesia general previene el dolor durante el procedimiento. Si se administra un anestésico o un sedante local, algunos pacientes informan que sienten malestar o aprensión durante el procedimiento.

El desbridamiento mecánico y el desbridamiento químico con frecuencia producen dolor. Pueden administrarse medicamentos para el dolor antes de cambiar el vendaje para ayudar a aliviar el malestar.

  • Dolor
  • Sangrado
  • Infección
  • Retraso de la sanación
  • Extirpación de tejido sano con desbridamiento mecánico

Ninguna

  • Siga las indicaciones del médico para el cuidado de la herida. Si no está seguro de algún aspecto o es incapaz de llevar a cabo el cuidado, hable de sus preocupaciones con el médico.
  • Mantenga la herida y los vendajes limpios y secos.
  • Consuma los medicamentos como se le indicó y no los abandone de manera temprana, incluso si la herida empieza a tener un mejor aspecto.

Puede que tome varias semanas para que la herida sane. Se sugerirá un programa específico de cuidados de la herida para acelerar la recuperación.

Llame a su médico si ocurre lo siguiente

  • Enrojecimiento, hinchazón, dolor en aumento, sangrado excesivo o descargo en el sitio de la herida
  • Apariencia gredosa, azul o negra del tejido alrededor de la herida
  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Tras los procedimientos quirúrgicos con anestesia general: tos, falta de aliento, dolor de pecho o náuseas y vómitos intensos