Definición

El conducto arterioso persistente (PDA) es un tipo congénito (presente en el nacimiento) problema cardiaco. Todos los bebés tienen un conducto pequeño (llamado conducto arterioso) que conecta la arteria pulmonar y la aorta, que está abierta en el nacimiento.

La arteria pulmonar es un vaso sanguíneo que acarrea sangre del corazón a los pulmones. La aorta es un vaso sanguíneo que acarrea sangre del corazón a el resto del cuerpo. Antes del nacimiento, el bebé recibe oxígeno de la madre; por lo tanto, no se usan los pulmones. El conducto arterioso es un pasaje entre la arteria pulmonar y la aorta que permiten que la sangre en el bebé no entre a los pulmones y lleve oxígeno a los otros órganos.

En muchos bebés, los conductos arteriosos se cierran unas horas después de nacer. Esto es normal. Cuando el conducto arterioso permanece abierto, la sangre se desplaza en la dirección incorrecta entre la aorta y la arteria pulmonar. Esto puede causar problemas al bebé y, generalmente, requiere la intervención médica o quirúrgica.


Conducto Arterioso Persistente

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

En la mayoría de los casos se desconoce la causa. Sin embargo, en un número reducido de casos, la exposición durante el embarazo a una infección viral, rubéola, drogas o alcohol puede causar el PDA. En algunos niños, los factores genéticos pueden causar enfermedades cardíacas congénitas, incluido un conducto arterioso persistente.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. Los bebés prematuros están en riesgo relativamente alto para el PDA, aunque un conducto persistente con frecuencia se cierra cuando el bebé madura. En la mayoría de los casos que se presentan en los bebés nacidos a término, no hay factores de riesgo conocidos para el PDA.

Síntomas

Los síntomas varían cuando el tamaño del conducto y la cantidad de sangre que circula a través de él. Si el conducto es pequeño, tal vez no haya síntomas. Cuando se presentan síntomas, éstos incluyen:

  • Respiraciones aceleradas
  • Mucho trabajo para respirar
  • Sentirse cansado rápidamente
  • Deficiencia en el crecimiento
  • Infecciones respiratorias (por ejemplo, resfríos, neumonía) que se presentan con mayor frecuencia

En algunos bebés, los síntomas tal vez no ocurran hasta unas semanas o meses después de nacidos. Incluso cuando no hay síntomas, el bebé corre un riesgo más alto de contraer una infección grave llamada endocarditis.

Diagnóstico

Un PDA causa un soplo cardíaco porque la circulación de la sangre de la aorta a la arteria pulmonar. Este sonido característico se puede escuchar durante un examen físico. En bebés prematuros, el soplo cardíaco está acompañado por insuficiencia cardiaca - es suficiente para diagnosticar el PDA. Una radiografía de tórax muestra un corazón de mayor tamaño y flujo de sangre adicional desde el corazón hasta los pulmones.

En los niños más grandes, la radiografía de tórax suele ser normal. Un ecocardiograma se realiza para confirmar el diagnóstico. Utiliza ondas sonoras de alta frecuencia llamado ultrasonido para mostrar la circulación sanguínea a través del PDA.

Tratamiento

Si la insuficiencia cardiaca se puede manejar fácilmente en recién nacidos sintomáticos, habría tiempo extra de ver si el PDA cerrará por si solo. Es posible que se restrinja de alguna manera el consumo de líquido durante 2 o 3 días para ayudar a que se cierre. Si los síntomas son serios o no es posible que el PDA cierre por si mismo, se usa medicina o cirugía para cerrarlo. El medicamento, indometacina, ayuda a tensar el músculo en la pared del PDA para cerrarlo. Si esto no funciona, se realizará cirugía para cerrarlo.

Si se presenta un PDA después del periodo del nacimiento, generalmente no cerrará por si mismo o con indometacina. Se requerirá de cirugía para prevenir complicaciones.

En niños grandes, se pueden usar pequeños espirales en el lugar de la cirugía para cerrar un PDA. Los espirales se colocan en el PDA durante un cateterismo cardíaco, un procedimiento en el que se inserta un pequeño tubo hueco dentro del corazón a través de una vena grande. Los espirales pasan a través del tubo, colocado directamente en el conducto arterioso, luego se expanden para bloquear el flujo de sangre.

La cirugía y la implantación del espiral son igualmente seguros, aunque el riesgo de complicación aumenta si la insuficiencia cardiaca asociada es muy severa.

Prevención

No hay pautas para prevenir PDAs.