Definición

La tiña inguinal es una infección fúngica de la piel en la ingle y el área interna de los muslos. El nombre médico de la tiña inguinal es tinea cruris.

Causas

Los hongos que causan la tiña inguinal prosperan en áreas cálidas y húmedas. El hongo puede transmitirse de una persona a otra de la siguiente manera:

  • Contacto directo entre las personas
  • Contacto indirecto (p. ej., compartir toallas infectadas con el hongo)

Factores de riesgo

Las condiciones cálidas y húmedas pueden aumentar el riesgo de tiña inguinal. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Sudoración intensa
  • Estar obeso
  • Usar ropa ajustada
  • Usar ropa sucia, especialmente ropa interior o soportes atléticos
  • Cambiar la ropa interior con poca frecuencia
  • Falta de higiene (como no bañarse frecuentemente)
  • Compartir toallas o ropa con otras personas
  • Usar las regaderas o baños en lugares públicos
  • Tener un trastorno del sistema inmunitario

Tanto los hombres como las mujeres pueden resultar afectados. Pero la condición es más habitual en los hombres, especialmente aquellos que transpiran mucho.

Síntomas

La tiña inguinal causa un exantema que causa irritación, comezón y, a veces, dolor alrededor de la ingle y los muslos. El área cerca del ano también puede resultar afectada. El sarpullido es;

  • Usualmente rojizo, café o bronceado
  • Usualmente definido claramente en las orillas
  • Con frecuencia ligeramente escamosa

Diagnóstico

La tiña inguinal usualmente pude ser diagnosticada con base en la apariencia y ubicación del sarpullido. Sin embargo, otros problemas cutáneos pueden parecer similares a la tiña inguinal. Si usted no está seguro del diagnóstico, contacte a su doctor.


Ubicación típica del sarpullido

Hombre,·frontal
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El médico le preguntará:

  • Sobre sus síntomas y antecedentes médicos
  • Realizar un examen físico

En algunos casos, el médico puede indicar una prueba de laboratorio del área de la piel infectada.

Tratamiento

Las cremas anti hongos que no necesitan receta médica generalmente pueden tratar la tiña inguinal. Las cremas o lociones funcionan mejor para el caso de la tiña inguinal que los aerosoles. En casos graves o persistentes, el médico puede indicar cremas o medicamentos orales más fuertes. Utilice el medicamento recetado todo el tiempo que el médico le recomiende. Esto ayudará a prevenir que el exantema regrese. Si no desaparece en el primer mes del tratamiento, contacte a su médico.

Las cremas antimicóticas que se usan para la tiña inguinal incluyen:

  • Miconazol
  • Clotrimazol (p. ej., Lotrimin AF)
  • Econazol
  • Oxiconazol (p. ej., Oxistat)
  • Ketoconazol
  • Terbinafina (p. ej., Lamisil, Lotrimin AT)
  • Tolnaftato (p. ej., Tinactin)
  • Ciclopirox (p. ej., Penlac)
  • Haloprogina (p. ej., Halotex)
  • Naftifina (p. ej., Naftin)
  • Butenafina (p. ej., Lotrimin Ultra)
  • Ácido undecilénico

Todos estos medicamentos pueden tratar eficazmente la tiña inguinal. Algunos (p. ej., terbinafina, naftifina, butenafina) pueden funcionar más rápido, pero suelen ser más costosos.

Las cremas suelen usarse durante dos a cuatro semanas. Siga las instrucciones del envase o las indicaciones de su médico o farmacéutico.

Nota: no use cremas antifúngicas recomendadas para el pie de atleta. Pueden ser demasiado agresivas para la ingle.

Si el exantema no mejora con la crema, es posible que el médico necesite recetar un medicamento oral.

Llame al médico si el exantema comienza a supurar. El exantema puede estar infectado secundariamente con bacterias. Si el médico lo confirma, podría recibir antibióticos.

Estos pasos también pueden ayudar a tratar la tiña inguinal:

  • Seque el área infectada antes de aplicar vendaje.
  • Evite compartir ropa y toallas con otras personas.
  • Use ropa holgada de algodón. Otra opción es usar ropa diseñada para respirar de manera que separa la humedad de la piel.

Prevención

Siga estos pasos para ayudar a prevenir la tiña inguinal:

  • Báñese regularmente
  • Debe bañarse inmediatamente después de ejercitarse o de transpirar en exceso.
  • Asegúrese de secar bien la piel del la ingle después del baño.
  • Use ropa holgada.
  • Use ropa interior y ropa de algodón absorbente.
  • Evite usar ropa que roce el área de la ingle.
  • Lave siempre la ropa (p. ej., ropa interior, soportes atléticos).
  • No comparta las toallas con otras personas.
  • No se deje puesto el traje de baño por mucho tiempo.
  • No guarde la ropa húmeda en un casillero ni en una maleta (o bolsa).