Definición

El abuso del alcohol es un problema con la bebida que afecta de manera negativa su vida. Por ejemplo, podría experimentar uno o más de estos problemas debido al abuso de alcohol:

  • No puede cumplir con sus obligaciones en el hogar, en la escuela o en el trabajo.
  • Participación en situaciones peligrosas relacionadas con la bebida (p. ej., beber alcohol y conducir).
  • Problemas legales (p. ej., ser arrestado por beber alcohol y conducir).
  • Dificultades en las relaciones.

El alcoholismo o la dependencia del alcohol es un patrón problemático de la bebida donde puede tener los mismos problemas que en el abuso de alcohol. El alcoholismo también incluye beber continuamente incluso cuando hay claros problemas relacionados con el alcohol que afectan su estado físico y salud mental. Las relaciones con integrantes de la familia, amigos y colegas también se dificultan. Debido al patrón más intenso de la bebida, es posible que no pueda dejar de beber una vez que comienza, que tenga síntomas de abstinencia si deja de beber y desarrolle una tolerancia (lo que significa que necesita beber más para sentir el mismo efecto).

Causas

Se desconoce la causa del abuso de alcohol o alcoholismo. Los genes que hereda de su familia y el entorno en el que vive pueden tener una función en el desarrollo de un trastorno de alcohol.

Factores de riesgo

Estos factores aumentan sus probabilidades de desarrollar alcoholismo:

  • Sexo: masculino
  • Integrantes de la familia que abusan del alcohol
  • Comenzar a consumir alcohol a una edad temprana
  • Consumo de drogas ilegales o medicamentos recetados para uso no médico
  • Presión de los amigos
  • Estrés emocional
  • Acceso fácil a bebidas alcohólicas
  • Trastornos psiquiátricos, como depresión o ansiedad
  • Tabaquismo

Síntomas

Es común negar los problemas con el alcohol. El abuso de alcohol puede ocurrir sin que haya dependencia física.

Los síntomas del abuso de alcohol incluyen:

  • Problemas constantes en el trabajo, la escuela o el hogar debido a la bebida.
  • Arriesgar la seguridad física cuando bebe.
  • Problemas recurrentes con la justicia, a menudo debido a conducir en estado de ebriedad o pelear.
  • Tener problemas con las relaciones que empeoran al beber alcohol.

Los síntomas del alcoholismo incluyen:

  • Deseo imperioso de beber
  • Incapacidad de dejar la bebida o limitar su ingesta
  • Necesidad de mayores cantidades de alcohol para sentir el mismo efecto
  • Dejar de realizar actividades a fin de beber o recuperarse de los efectos del alcohol
  • Continuar bebiendo aunque provoque o empeore problemas de salud
  • Desear dejar de beber o reducir las cantidades ingeridas pero no lograrlo
  • Los síntomas de abstinencia si se deja de ingerir alcohol incluyen:

El alcoholismo puede producir daños en el cerebro, el sistema nervioso, el corazón, el hígado, el estómago, el tracto gastrointestinal (GI) y el páncreas.


Algunos de los órganos afectados por el abuso de alcohol

Tamaño correcto de órganos dañados por el alcohol
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Diagnóstico

Los médicos formulan una serie de preguntas para evaluar la existencia de posibles problemas relacionados con el alcohol, como:

  • ¿Ha intentado disminuir la cantidad que bebe?
  • ¿Se ha sentido mal por beber?
  • ¿Se ha incomodado debido a las críticas de otras personas con respecto a su ingesta de alcohol?
  • ¿Bebe en la mañana para calmar sus nervios o para curar la resaca?
  • ¿Tiene problemas con el trabajo, la familia o la justicia?
  • ¿Conduce bajo la influencia del alcohol?

Se pueden realizar análisis de sangre para buscar signos de que el uso de alcohol está afectando su cuerpo, incluido:

  • Observar el tamaño de los glóbulos rojos
  • Verificar la presencia de enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol y otros problemas de salud

Tratamiento

El tratamiento para el abuso del alcohol o el alcoholismo se centra en enseñarle cómo manejar la enfermedad. La mayoría de los profesionales consideran que esto significa dejar de consumir alcohol por completo y de forma permanente.

El primer paso y el más importante es reconocer que el problema existe. El éxito del tratamiento depende de su deseo de cambiar. Su médico puede ayudarlo a dejar de beber alcohol de forma segura. Esto podría requerir la hospitalización en un centro de desintoxicación. El personal sanitario controlará atentamente los efectos secundarios. Podría necesitar medicamentos durante el proceso de desintoxicación.

Los tratamientos incluyen:

Los medicamentos pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la abstinencia y ayudar a evitar una recaída. El médico podría recetar medicamentos para reducir el deseo de ingerir alcohol.

Los medicamentos utilizados para tratar el alcoholismo y para intentar dejar de beber incluyen:

  • Naltrexona (ReVia, Vivitrol): bloquea el punto culminante en el que desea consumir alcohol.
  • Disulfiram (Antabuse): hace que se sienta muy mal si bebe alcohol.
  • Acamprosato (Campral): reduce su deseo de consumir alcohol.

La terapia le ayuda a reconocer los peligros del alcohol. La educación alerta sobre la presencia de problemas subyacentes y estilos de vida que promueven el consumo de alcohol. En la terapia, usted puede mejorar su capacidad de sobrellevar el problema y desarrollar otras maneras para enfrentar el estrés o el dolor.

Alcohólicos Anónimos (AA) ayuda a muchas personas a dejar de beber y mantenerse sobrias. Los miembros se reúnen con regularidad y se apoyan entre sí. Los miembros de su familia también pueden beneficiarse al asistir a las reuniones de AA, puesto que convivir con una persona alcohólica puede ser una situación estresante y dolorosa.

Las recaídas son habituales en personas que se están recuperando de una adicción. El tratamiento, como tomar medicamentos y trabajar con un terapeuta, podría ayudar a reducir las probabilidades de beber y darle el apoyo que necesita si tiene una recaída.

Si se le diagnostica abuso de alcohol o alcoholismo, siga las instrucciones del médico.

Prevención

Entender que el alcohol genera problemas ayuda a algunas personas a evitarlo. Las sugerencias para disminuir el riesgo de problemas relacionados con el alcohol incluyen:

  • Socializarse sin beber alcohol.
  • Evitar ir a bares.
  • No guardar alcohol en su casa.
  • Evitar situaciones y personas que lo fomenten a beber.
  • Haga nuevos amigos que no beban.
  • Realizar actividades divertidas que no impliquen tomar alcohol.
  • Evitar buscar una bebida cuando se sienta estresado o molesto.
  • Limitar su ingesta de alcohol a un nivel moderado.
    • Moderado es dos vasos o menos por día para los hombres y un vaso o menos para las mujeres y adultos mayores. .
    • Una botella de cerveza de 355 ml, una copa de vino de 141 ml, o 42 ml de licor se consideran una bebida.
  • Si es padre, tener una buena relación con sus hijos podría reducir el riesgo de abuso de alcohol.