Definición

La agorafobia es un trastorno de ansiedad. Es el miedo irracional a quedar atrapado en lugares o situaciones de los que es difícil escapar. Es posible que las personas que padecen agorafobia no salgan de su casa.

Causas

Se desconoce la causa exacta de los trastornos de ansiedad. La agorafobia suele ocurrir junto con trastornos de pánico. Las personas con trastornos de pánico pueden temer sufrir un ataque de pánico y que no haya nadie cerca para ayudarlas. Esto las puede llevar a evitar ciertos lugares o situaciones. Otros factores que pueden contribuir a la aparición de agorafobia incluyen los siguientes:

  • Genética.
  • Cambios en la química o actividad cerebral.
  • Tener un sistema nervioso que reaccione al estímulo excesivamente más de lo normal.
  • Aumento de la conciencia de los cambios físicos, como el aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Pensamiento distorsionado, lo cual puede comenzar un período de temor.


Sistema Nervioso

imagen 3D del sistema nervioso femenino
Los cambios o problemas genéticos del sistema nervioso (el cerebro y los nervios) pueden estar relacionados con la agorafobia.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer agorafobia incluyen los siguientes:

  • Antecedentes de ataques de pánico o de trastorno de pánico
  • La tendencia a estar nervioso o ansioso
  • Situaciones estresantes
  • Miembros de la familia con desórdenes del pánico o fobias
  • Otros desórdenes psiquiátricos

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Temor al estar entre la multitud, ir de compras, formarse o actividades similares
  • Temor de conducir un auto, viajar en autobús o tren
  • Creación de una zona de seguridad
  • Sensación de ansiedad al salir de la zona de seguridad
  • Temor de estar solo
  • Evitar las situaciones que puedan provocar un ataque de pánico
  • Restricción de las actividades fuera de casa
  • Sensación de sentirse más seguro con un amigo en quien confía

Las situaciones de temor pueden desencadenar un ataque de pánico. Los ataques comienzan rápidamente y llegan al punto más alto en cerca de 10 minutos. Un ataque de pánico incluye cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • Miedo intenso
  • Temblor
  • Latido cardiaco rápido
  • Sensación de latidos fuertes o rápidos en el pecho
  • Sudor
  • Enrojecimiento
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Aturdimiento o mareos
  • Sofocos o escalofríos
  • Adormecimiento u hormigueo
  • Náuseas
  • Sensación de pérdida de control o "volverse loco"
  • Miedo de tener un ataque al Corazón o morir

Comúnmente, la agorafobia también se asocia con las siguientes condiciones:

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Se le harán preguntas acerca de su:

  • Consumo de alcohol y drogas
  • Antecedentes de problemas de salud mental
  • Antecedentes familiares de salud mental

No hay exámenes para la agorafobia o trastorno del pánico. Sin embargo, el médico puede realizar análisis de sangre o pruebas cardíacas para buscar una causa subyacente.

Tratamiento

El tratamiento va dirigido a que recupere sus miedos irracionales y viva más independientemente. Los objetivos incluyen:

  • Reducción del número y de la severidad de los ataques de pánico
  • Aprender a manejar los ataques de pánico que lleguen a ocurrir

Los tratamientos pueden incluir:

La terapia cognitiva puede contribuir a cambiar los patrones de pensamiento problemáticos. La terapia conductual lo ayudará a aprender a modificar sus acciones. Un tratamiento combinado lo ayudará a hacer lo siguiente:

  • Identificar y cambiar los pensamientos ansiosos
  • Usar técnicas de relajación para disminuir las sensaciones de ansiedad
  • Controlar la respiración al hablar despacio y respirar profundamente
  • Arreglarse con los cambios físicos asociados con la ansiedad
  • Confrontar situaciones de temor

La terapia de exposición lo expone al factor que causa el miedo en un ambiente seguro. Las sesiones suelen incluir imágenes detalladas y repetidas de la experiencia traumática. La terapia ayuda a que las personas enfrenten el miedo y logren controlarlo cuando surja. Los métodos de la terapia de exposición varían desde un acercamiento gradual al miedo hasta una confrontación completa de forma repentina.

La terapia de exposición puede realizarse sola o en combinación con otros tratamientos.

El médico puede recomendar tanto terapia como medicamentos. Las opciones de medicamentos pueden incluir los siguientes:

  • Antidepresivos
  • Benzodiacepinas (pueden provocar dependencia)
  • Otros ansiolíticos

Es importante que tome todos los medicamentos de acuerdo con las indicaciones del médico.

El control del estrés también puede ser de ayuda. Los cambios en el estilo de vida para controlar el estrés incluyen los siguientes:

  • Hacer ejercicio todos los días
  • Dormir bien
  • Evitar la cafeína, el alcohol y la nicotina.

Prevención

La agorafobia se desarrolla como respuesta a ataques de pánico. Si tuvo un ataque de pánico, en lugar de evitar el lugar o situación, busque atención médica. El tratamiento temprano para los ataques de pánico, puede ayudar a prevenir la agorafobia.