Definición

La enfermedad vascular periférica (PVD, por sus siglas en inglés) es un término genérico que se usa para referirse a la enfermedad de cualquier tipo de vaso sanguíneo que no forma parte del corazón ni del cerebro. El tipo arterial, generalmente denominado PAD (por sus siglas en inglés), es causado por depósitos de material graso (ateroma) en las arterias de las piernas. Como las arterias transportan sangre rica en oxígeno hasta las células del cuerpo, la restricción de esa sangre puede provocar insuficiencia en los órganos.

Esta es una condición potencialmente seria que requiere cuidado por parte de su médico. Cuanto antes se trate la PAD, mejor será el resultado. Si sospecha que tiene esta condición, consulte con el médico.

Causas

Normalmente, la PAD es provocada por una acumulación gradual de placa dentro de las arterias ( ateroesclerosis). Otras causas incluyen coágulos sanguíneos o embolismos, enfermedad cardíaca congénita e inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).


Aterosclerosis

Aterosclerosis
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La PAD puede ser hereditaria. En general, una persona puede contraer PAD si tiene sobrepeso o si está obesa, o bien, si tiene presión arterial elevada, diabetes o colesterol alto. Con frecuencia, optar por un estilo de vida no saludable, como fumar, comer alimentos con alto contenido graso y no hacer suficiente ejercicio, puede causar PAD.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar PAD. Si usted tiene alguno de estos factores de riesgo, discútalo con su médico:

Síntomas

Los síntomas de PAD se relacionan con el órgano o la parte del cuerpo que no recibe una circulación adecuada. Eso implica:

  • Claudicación: dolor, fatiga, opresión, debilidad, calambres u hormigueo en las piernas producido por la actividad física y que desaparece al estar en reposo, cuando la enfermedad es leve
  • Adormecimiento y dolor en las piernas o en los pies en reposo, cuando la enfermedad es más grave
  • Tener las manos, las piernas o los pies fríos
  • Caída del vello en las piernas o los pies por la noche
  • Color pálido o azulado en las piernas
  • Pulso débil o falta de pulso en la pierna
  • Llagas, úlcera o infección en los pies y las piernas que se curan lentamente
  • Disfunción eréctil
  • Inflamación de las extremidades inferiores
  • Atrofia muscular

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Las pruebas pueden incluir:

  • Verificar la intensidad del pulso en las arterias de la pierna
  • Escuchar con un estetoscopio si se produce un soplido en una arteria de la pierna o en el abdomen
  • Ultrasonido y análisis doppler de las arterias, especialmente las arterias carótidas del cuello, que abastecen de sangre al cerebro
  • Controlar la presión arterial en distintos puntos de la pierna y compararla con la presión arterial normal del brazo
  • Exámenes de sangre para determinar los lípidos sanguíneos, la homocisteína, el azúcar sanguínea en ayunas, la hemoglobina A1C, el marcador de agresión oxidativa (por ejemplo, 8-iso-PGF 2 alfa)
  • Examen con caminadora
  • Electrocardiograma (ECG): una prueba que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas que pasan a través del músculo del corazón
  • Angiografía de las arterias de las piernas (radiografías de los vasos sanguíneos, a los cuales se les inyectó un medio de contraste)
  • Imagen de resonancia magnética: un examen que usa ondas magnéticas para tomar imágenes de los vasos sanguíneos

Tratamiento

El tratamiento a tiempo puede detener o mitigar el avance de la enfermedad. Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Dejar de fumar
  • Controlar la diabetes
  • Controlar la presión arterial
  • Aumentar la actividad física (por ejemplo, programa de caminatas)
  • Bajar de peso si tiene sobrepeso
  • Comer alimentos con bajo contenido de grasas saturadas y colesterol
  • Cuidar bien los pies (muy importante en las personas con diabetes)
    • Usar calzado cómodo
    • Tratar debidamente todas las lesiones de los pies, que tardan más en curarse cuando la circulación es insuficiente, lo cual aumenta el riesgo de infección

  • Antiplaquetarios como la aspirina y clopidrogel para evitar la formación de coágulos sanguíneos
  • Medicamentos para reducir el dolor en la pierna (por ejemplo, pentoxifilina)
  • Medicamentos para favorecer la distancia de caminata (cilostazol, simvastatina)
  • Agentes para reducir el colesterol (estatinas)
  • Medicamentos para aumentar el tamaño de las arterias afectadas o dilatarlas

  • Angioplastia con globo: se infla un globo en la arteria para dilatarla
  • Implante de un stent: se coloca un tubo de malla de acero en la arteria. El stent se expande y queda fijo, de este modo mantiene la arteria abierta
  • Tratamiento con láser
  • Arterectomía

En casos graves, se realiza una cirugía para abrir las arterias estrechas.

  • Endoarteriectomía: se extirpa el recubrimiento de la arteria
  • Cirugía de bypass: se reemplaza un vaso con una vena de otra parte del cuerpo o con un injerto sintético

Si el diagnóstico indica que tiene PAD, siga las instrucciones del médico.

Prevención

Para reducir la probabilidad de contraer PAD, implemente los cambios en el estilo de vida que se mencionan anteriormente en la sección de tratamiento.