Éstos son pasos que puede seguir para reducir su riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica:

La hipertensión (presión arterial elevada) es una causa común de enfermedad renal crónica. Consulte a su médico para averiguar si usted tiene presión arterial elevada. Si la tiene, tome los medicamentos para la presión arterial que prescriba su médico. El tratamiento agresivo de su presión arterial puede prevenir daño adicional a sus riñones.

La diabetes es la causa número uno de enfermedad renal crónica. Además, los niveles elevados de glucosa sanguínea (azúcar sanguínea) empeoran la condición. Exámenes sencillos le pueden decir si usted tiene diabetes. Si la tiene, tome los medicamentos que prescriba su médico para reducir el riesgo de enfermedad renal crónica.

Fumar empeora la enfermedad renal crónica. Pida ayuda a su médico para dejar de fumar.

La sal de mesa, incluyendo potasio, fósforo, y magnesio, y proteínas alimenticias hacen que la enfermedad renal crónica avance más rápido. Su médico podría recomendarle reducir el consumo de sal y proteínas.

El uso prolongado de medicamentos, como ibuprofeno, aspirina, y fenacetina, puede conllevar a enfermedad renal crónica. Hable con su médico si usted toma estos medicamentos regularmente.