Definición

Durante la prueba de mesa basculante, la persona se acuesta sobre una camilla. Luego la camilla se inclina de una posición horizontal a una posición vertical. Se controlan la frecuencia cardíaca y la presión arterial de la persona durante toda la prueba.


Flujo sanguíneo hacia el cerebro

Imagen informativa de Nucleus
Los desmayos se pueden deber a una disminución del flujo de sangre al cerebro.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Motivos para realizar la prueba

Se realiza para ayudar a diagnosticar la causa de los desmayos sin explicación. Mediante esta prueba, se intenta reproducir las condiciones que pueden provocar sus desmayos.

Posibles complicaciones

Esta prueba puede desencadenar síntomas de desmayos. El equipo médico estará cerca para ayudarlo.

¿Qué esperar?

Es posible que le indiquen que no coma ni beba entre 2 y 4 horas antes de la prueba. Tome los medicamentos de forma habitual, a menos que su médico le indique lo contrario. Use ropa cómoda.

Se colocan parches de electrodos en el pecho, las piernas y los brazos. Estos parches lo conectan a un electrocardiograma (ECG). Este es un dispositivo que controla su frecuencia cardíaca. Luego, se colocará un manguito de aparato de presión para controlarle la presión arterial. Se colocará una vía intravenosa en una vena del brazo o de la parte dorsal de la mano. Esto permite que el médico extraiga una muestra de sangre y le administre medicamentos en caso de ser necesario.

Le indicarán que se acueste sobre una camilla. Lo sujetarán con correas de seguridad. La camilla se elevará lentamente hasta que quede en posición vertical. Este cambio de posición simula el cambio que se produce al levantarse cuando está acostado. Puede permanecer en esta posición entre 5 y 45 minutos. Esto depende del motivo por el que se realiza la prueba.

Durante este cambio de posición, el médico le controlará la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Mientras está en posición vertical, deberá permanecer tan quieto como sea posible. Una enfermera o un médico le preguntarán cómo se siente durante la prueba. Puede desmayarse durante la prueba o sentir que se va a desmayar. Si esto sucede, la camilla volverá a la posición horizontal. Si no se desmaya, es posible que se le administren medicamentos que puedan ayudar con el diagnóstico.

Usted podrá ir a su hogar después de la prueba. Podrá retomar sus actividades habituales.

Aproximadamente 90 minutos.

Durante la prueba, es posible que tenga náuseas o vértigo. También puede sentir que el corazón late tan rápido como si usted fuera a perder el conocimiento. En ese caso, infórmele al médico. Puede sentir molestias cuando le colocan la vía intravenosa en el brazo.

Recibirá los resultados el mismo día de la prueba. Los resultados ayudarán a revelar la afección que causa los desmayos. También es posible que se deban realizar otras pruebas para ayudar a establecer el diagnóstico.

Llame a su médico

Llame a su médico si se presenta alguna de las siguientes situaciones:

  • Más desmayos
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Corazón acelerado
  • Visión borrosa
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho