Definición

La piloroplastia es una cirugía para corregir el estrechamiento del esfínter pilórico. El píloro es un área muscular que forma un canal entre el estómago y el intestino. Por lo general, los alimentos pasan libremente desde el estómago hasta el intestino a través del esfínter.


Esfínter pilórico: piloroplastia

Imagen de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

El esfínter pilórico se puede volver más angosto. Esta afección se denomina estenosis pilórica. Puede causar síntomas graves, como náuseas, vómitos y deshidratación. Los niños pueden desarrollar estenosis pilórica temprano en la vida, a menudo antes de las 12 semanas de edad. La estenosis pilórica puede ser una condición seria. A menudo, la piloroplastia es necesaria para tratar esta afección.

Posibles complicaciones

Las complicaciones son poco frecuentes, pero ningún procedimiento está completamente libre de riesgos. Si está planificando que le realicen una piloroplastia a su hijo, el médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Sangrado
  • Infección
  • Daño a los intestinos
  • Formación de hernias en el sitio de la incisión
  • Diarrea crónica

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Trastornos de sangrado
  • Cirugías anteriores en el abdomen
  • Desnutrición o deshidratación
  • Afecciones cardiacas o pulmonares

¿Qué esperar?

Asegúrese de que su hijo no coma ni beba nada antes de la cirugía tal como se lo indique el médico.

Para la cirugía se usará anestesia general. Su hijo estará profundamente dormido.

Se hará una incisión en la parte superior del abdomen. El píloro estará expuesto.

Luego el médico cortará el músculo pilórico. El esfínter se volverá a coser de forma tal que la abertura quede de mayor tamaño. Se coserán los músculos abdominales para unirlos. Se cerrará la piel con puntos de sutura o grapas.

Después de la cirugía, se realizará el seguimiento de su hijo en un área de recuperación durante 1 ó 2 horas.

Aproximadamente 1-2 horas

La anestesia impedirá el dolor durante el procedimiento. Después de la cirugía, su hijo sentirá dolor. Recibirá medicamentos para aliviarlo.

Habitualmente, la internación dura 1 ó 3 días. El médico puede optar por prolongar la estadía en el hospital por si surge alguna complicación.

Durante la estadía de su hijo en el hospital, retomará gradualmente una dieta normal. Antes de que su hijo regrese a casa, una enfermera le enseñará a usted cómo cuidar la incisión quirúrgica de su hijo .

Asegúrese de seguir las instrucciones del médico.

Llame a su médico

Después de que su hijo deje el hospital, comuníquese con el médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, inflamación, dolor creciente, sangrado excesivo o cualquier descarga en el lugar de la incisión
  • Náuseas o vómitos que no se pueden controlar con los medicamentos que le administraron a su hijo
  • Dolor que no se puede controlar con los medicamentos que le administraron a su hijo
  • Tos o falta de aliento
  • Dolor abdominal intenso o vómitos con sangre
  • Heces de color oscuro, como el alquitrán, o sangre en las heces
En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias.