Definición

La osteotomía de rodilla es la extracción de un trozo de hueso de la tibia (el hueso inferior de la pierna) para realinear la pierna.


La rótula

si55550925_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

Este procedimiento alinea la articulación de la rodilla de modo que la parte sana de la superficie de la rodilla pueda soportar más peso. Esto quita presión a la parte dañada. El daño generalmente se debe a la osteoartritis. Esta cirugía se puede realizar en lugar de un reemplazo total de la rodilla.

Si bien la osteotomía no cura condiciones como osteoartritis, la cirugía puede:

  • Reducir el dolor
  • Mejorar el movimiento
  • Retardar los daños en la articulación
  • Posponer la necesidad de una cirugía de reemplazo total de la rodilla

Posibles complicaciones

Las complicaciones son poco frecuentes, pero ningún procedimiento está completamente libre de riesgos. Si está planificando someterse a una osteotomía, el médico revisará una lista de posibles complicaciones:

  • Hemorragia
  • Reacción a la anestesia
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Náuseas y vómito
  • Lesiones en los nervios o vasos sanguíneos
  • Acortamiento de la pierna

Hable con su médico sobre estos riesgos.

¿Qué esperar?

Antes de la cirugía, el médico ordenará algunas pruebas para confirmar el diagnóstico y decidir cuánto hueso se debe extraer. Las pruebas pueden incluir:

En los días previos a la cirugía:

  • Hable con su médico acerca de los medicamentos que toma. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento, tales como medicamentos antiinflamatorios y anticoagulantes.
  • No coma ni beba nada a partir de la noche anterior al procedimiento.

Se le puede administrar:

Existen muchos métodos que se pueden utilizar para realizar una osteotomía. En un método, el médico utiliza tecnología de imágenes para medir el pedazo de hueso que se extraerá. Se realiza un corte en la piel desde la rótula hasta la parte superior de la tibia. Se colocan varios alambres delgados en al rodilla para que actúen como guías, mostrando dónde se debe cortar el hueso. El médico usa una sierra oscilante para extraer el trozo de hueso. Las partes restantes del hueso se mantendrán unidas con grapas, tornillos, o una placa y tornillos. El médico suturará el tejido con puntos y cerrará el área.

Permanecerá en la sala de recuperación durante algunas horas. Las enfermeras controlarán sus signos vitales. Se le administrarán analgésicos.

De una a tres horas

La anestesia evita que sienta dolor durante la cirugía. El médico le dará analgésicos después de la cirugía.

Deberá permanecer hospitalizado durante dos o tres días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

Mientras se recupera en el hospital, el personal puede:

  • Administrarle analgésicos
  • Colocar vendas acolchadas sobre los sitios de la incisión
  • Aplicar hielo para disminuir la inflamación
  • Hacer que mueva su pierna para mejorar la circulación y reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos. Puede utilizar una máquina de movimiento pasivo continuo (CPM) si su hueso se ha estabilizado mediante una placa y tornillos. Esta máquina está diseñada para que sus piernas realicen ejercicios de amplitud de movimientos.
  • Pedirle que respire hondo y tosa 10 a 20 veces cada hora para reducir el riesgo de una infección pulmonar

Tal vez deba usar un refuerzo o yeso. Tendrá que usar muletas o un andador.

Cuando regrese a casa, realice lo siguiente para lograr una recuperación sin problemas:

  • Tome los medicamentos para el dolor como se le indique.
  • Aplique hielo o una compresa fría en el área durante 15 a 20 minutos, cuatro veces al día. Envuelva el hielo en una toalla. No lo aplique directamente sobre la piel.
  • Eleve la pierna lesionada para disminuir la inflamación.
  • Si tiene un yeso, siga las indicaciones del médico para cuidar su piel.
  • Use muletas o un andador. Evite aplicar peso sobre su pierna lesionada hasta que su médico lo permita.
  • Mantenga limpia y seca el área de la incisión.
  • Podrá ducharse una vez que pueda estar de pie el tiempo suficiente. Coloque una cubierta de plástico sobre las áreas de incisión si su médico recomienda mantenerlas secas.
  • En seis a ocho semanas, comience a trabajar con un fisioterapeuta. El terapeuta se centrará en el equilibrio, la amplitud de los movimientos y el entrenamiento de la fuerza.
  • Siga las indicaciones del médico.

Tendrá que regresar al médico para que le retiren el yeso o para tomarse radiografías. La recuperación total puede tardar seis meses.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Signos de infección (p. ej., fiebre, escalofríos)
  • Enrojecimiento, inflamación, dolor creciente, hemorragia excesiva o secreciones alrededor del área de la incisión
  • Incremento en el dolor o inflamación
  • Tos, falta de aire, dolor en el pecho
  • Náuseas o vómitos severos
  • Adormecimiento, hormigueo o pérdida de sensibilidad en la pierna, la rodilla o en el pie
  • Inflamación, calor o dolor en su pantorrilla
  • Dolor, ardor, urgencia o frecuencia para orinar o sangre en la orina

En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias.