Definición

La aorta es la arteria más larga del cuerpo. La parte abdominal de la aorta se encuentra ubicada debajo del diafragma. Transporta sangre hacia el abdomen, la pelvis y las piernas. Ciertas veces, las paredes de la aorta se debilitan y se inflaman en un área. Esta afección se denomina aneurisma aórtico abdominal (AAA). Cuando el aneurisma alcanza un determinado tamaño, puede ser necesario realizar una reparación. La reparación endovascular de un aneurisma aórtico abdominal se realiza desde el interior de la arteria. El médico inserta una endoprótesis cubierta en el área para fortalecerla.


Aneurisma aórtico abdominal

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

Este procedimiento a menudo se realiza para reparar el aneurisma aórtico abdominal cuando el aneurisma:

  • Provoca síntomas físicos (p. ej., dolor abdominal).
  • Causa complicaciones (p. ej., los coágulos se trasladan a las piernas).
  • Alcanza un tamaño y una posición que cumplen los criterios para una reparación endovascular.
  • Ha explotado: se debe realizar una cirugía inmediatamente.

En la actualidad, la reparación endovascular es el método preferido para tratar el aneurisma aórtico abdominal. La reparación endovascular puede ser menos dolorosa, requiere una internación más breve, tiene menos complicaciones, y la recuperación es más rápida en comparación con una cirugía abierta. Sin embargo, es necesario realizar un seguimiento de cerca durante muchos años.

Posibles complicaciones

El médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Reacción adversa a la anestesia
  • Infección
  • Contusión o sangrado
  • Daño en los vasos sanguíneos o los órganos (podría ser necesario realizar una cirugía abierta)
  • Filtración de sangre en la endoprótesis
  • Infarto de miocardio
  • Coágulos sanguíneos

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

  • Tabaquismo
  • Infección reciente o activa
  • Enfermedad crónica o reciente (p. ej., enfermedad renal)
  • Diabetes
  • Edad avanzada
  • Enfermedad cardíaca o pulmonar
  • Trastornos de sangrado o de coagulación

Asegúrese de analizar estos riesgos con el médico antes del procedimiento.

¿Qué esperar?

Su médico podría:

  • Realizarle un examen físico, análisis de sangre y estudios de diagnóstico por imágenes (p. ej., TC)
  • Preguntarle sobre sus antecedentes médicos, como alergias, medicamentos actuales, trastornos de hemorragia y otros problemas
  • Presentarle al anestesista

Antes del procedimiento:

  • No coma ni beba nada por ocho horas antes del procedimiento.
  • Hable con su médico acerca de sus medicamentos. Se le puede solicitar que deje de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento, tales como:
    • Medicamentos antiinflamatorios (p. ej., aspirina )
    • Anticoagulantes, como clopidogrel (Plavix) o warfarina (Coumadin)

El médico podría utilizar:

Usted se recostará boca arriba. Recibirá medicamentos para aliviar el dolor y relajarlo. Una vez que esté dormido y sedado, se le insertará una sonda de respiración en la garganta y los pulmones. En algunas ocasiones se utiliza anestesia local. En este caso no se necesitará la sonda.

El médico realizará pequeñas incisiones a ambos lados de la ingle. Se insertarán catéteres (tubos finos) en los vasos sanguíneos y se los enhebrará hacia el aneurisma. Se insertará un medio de contraste a través de los catéteres. Luego, el médico guiará la endoprótesis cubierta hacia el sitio. La endoprótesis se colocará en el área debilitada y se extenderá hacia ambas arterias pélvicas. Para guiar cada paso, el médico utilizará imágenes de radiografías tomadas en el momento. Se controlarán los signos vitales. Una vez que la endoprótesis esté colocada, el médico quitará los catéteres. Se cerrarán las incisiones. Se colocarán vendas estériles.

Se lo trasladará a la unidad de cuidados intensivos (UCI). Si se le colocó una sonda, se le quitará. Se controlarán de cerca los signos vitales.

Aproximadamente 2-3 horas

La anestesia previene el dolor durante el procedimiento. El médico le administrará medicamentos para controlar el dolor durante el proceso de recuperación. Sentirá una leve molestia en las incisiones de la ingle.

Habitualmente, la internación dura 1 ó 2 días. Su médico puede indicar que permanezca más tiempo si es necesario.

En el hospital:

  • Comenzará a desplazarse y aumentará el nivel de actividad gradualmente.
  • De a poco volverá a consumir alimentos sólidos, en la medida que lo tolere.

Cuando regrese a casa, haga lo siguiente para ayudar a asegurar una recuperación sin problemas:

  • Mantenga las áreas de incisión limpias y secas. Siga las instrucciones de su médico para cambiar las vendas.
  • Tome los medicamentos para el dolor como se le indique.
  • Pregunte al médico qué actividades puede realizar.
  • Es necesario controlar de cerca su afección. Asegúrese de asistir a todas sus citas médicas.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Enrojecimiento, hinchazón, aumento del dolor, sangrado excesivo o secreción en el sitio de la incisión
  • Signos·de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Nuevo dolor abdominal
  • Dolor de espalda
  • Cualquier cambio en el color o sensación en sus piernas o pies
  • Ardor, dolor, o problemas al orinar
  • Náuseas o vómitos
  • Calambres abdominales o diarrea
  • Fatiga inusual o depresión
  • Desorientación o confusión
  • Adormecimiento u hormigueo en las piernas
  • Tos
  • Síntomas nuevos e inexplicables

Llame al servicio de emergencias o diríjase a la sala de urgencias inmediatamente si tiene:

  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho

Si considera que tiene una urgencia, llame al servicio de emergencias.