Definición

Es un procedimiento para rellenar o cerrar vasos sanguíneos. Este procedimiento previene hemorragias y roturas. Es una alternativa a la cirugía abierta.

Razones para realizar el procedimiento

La embolización endovascular puede tratar muchas afecciones, que incluyen:

  • Aneurisma cerebral: un vaso sanguíneo debilitado en el cerebro que acumula sangre y puede sangrar.
  • Malformaciones vasculares: conexiones anormales entre las arterias y las venas (habitualmente congénitas).
  • Tumores


Aneurisma cerebral

GN00002_brain aneurysm.jpg
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El procedimiento se puede usar de forma independiente o junto con otros tratamientos. No reparará las áreas del cerebro dañadas, pero puede mejorar la calidad de vida al detener la hemorragia o evitar la rotura.

Posibles complicaciones

Si se someterá a este procedimiento, su médico analizará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

  • Sangrado
  • Debilidad
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Alteraciones del habla
  • Cambios visuales
  • Confusión, pérdida de la memoria
  • Convulsiones
  • Infección
  • Reacción a la anestesia o a la solución de contraste
  • Coágulos sanguíneos
  • Rotura de aneurisma durante la cirugía

Los factores que pueden aumentar el riesgo de complicaciones incluyen:

Hable con su médico sobre estos factores de riesgo

¿Qué esperar?

Su cita antes de la cirugía puede incluir:

  • Exploración física, análisis de sangre y estudios por imágenes.
  • Hablar sobre las alergias, los medicamentos, las enfermedades o afecciones recientes, los riesgos y beneficios del procedimiento.

Además:

  • Consiga que alguien lo transporte hasta su casa.
  • La noche antes del procedimiento, no coma ni beba nada después de la medianoche.
  • Hable sobre los medicamentos con el médico. Le pueden indicar que deje de tomar ciertos medicamentos, como:
    • Antiinflamatorios (AINE)
    • Anticoagulantes (diluyentes de la sangre)

Las mujeres deben informar al médico si están embarazadas o planean estarlo.

Se utilizará anestesia general. Bloqueará cualquier dolor y lo mantendrá dormido durante la cirugía.

El médico le controlará la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el pulso. Se colocará una vía intravenosa en el brazo para administrar sedantes y anestesia. La enfermera le rasurará y esterilizará el área de la ingle. Se insertará un catéter en esta área.

El médico le hará una pequeña incisión en el área de la ingle para acceder a una vena. Se colocará el catéter en la vena y se empujará hasta el sitio. Se administrará un colorante especial a través del catéter. El médico podrá ver el recorrido del catéter en un monitor. Las radiografías ayudarán al médico a encontrar el área debilitada o malformada precisa.

Cuando el catéter esté colocado, se insertarán medicamentos, un espiral o material fabricado por el hombre en el catéter hasta el sitio. Esto cerrará o rellenará el vaso sanguíneo. Se realizarán estudios por imágenes para asegurar que los vasos sanguíneos se hayan cerrado.

Se quitará el catéter y la vía intravenosa. Permanecerá quieto durante 6 a 8 horas.

30 minutos o más; los procedimientos más complejos pueden llevar varias horas.

El dolor o las molestias después del procedimiento pueden controlarse con analgésicos.

Este procedimiento se realiza en un hospital. Habitualmente, la hospitalización dura dos días. Si se presentan complicaciones, deberá permanecer más tiempo.

  • Descansará en la cama durante varias horas.
  • Se controlarán los signos vitales.

Puede retomar las actividades habituales en el término de una semana. Cuando regrese a casa, haga lo siguiente para ayudar a asegurar una recuperación sin problemas:

  • Descanse durante unos días.
  • Limpie el sitio de la incisión con agua tibia y jabón suave. Utilice una toallita suave para limpiar el área de la incisión con cuidado y mantenerla seca.
  • Tome los medicamentos como se le indique.
  • Participe en terapia de rehabilitación como se le indique.
  • Siga todas las instrucciones del médico.

Llame a su médico

Después de salir del hospital, llame al médico si se presenta alguna de las siguientes situaciones: 

  • Cualquier cambio en la capacidad física (el equilibrio, la fuerza o el movimiento)
  • Cualquier cambio en el estado mental (nivel de consciencia, memoria, pensamiento)
  • Debilidad, entumecimiento, hormigueo
  • Señales de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, sangrado o supuración del sitio de la incisión
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en la visión
  • Desmayo
  • Dolor que no puede controlar con los medicamentos que se le administraron
  • Náusea, vómitos
  • Problemas para controlar la vejiga o los intestinos

Llame al servicio de emergencias o diríjase a la sala de urgencias inmediatamente si se presenta alguna de las siguientes situaciones: 

  • Convulsiones
  • Falta de aliento o dolor torácico
  • Pérdida del conocimiento

Si cree que tiene una emergencia, LLAME AL SERVICIO DE EMERGENCIAS.