¿Qué Es la Difteria?

La difteria es una infección muy contagiosa y potencialmente mortal causada por una bacteria llamada Corynebacterium diphtheriae. El germen produce una toxina que se puede propagar desde el sitio de la infección hasta otros tejidos en el cuerpo. Normalmente, la difteria afecta la garganta y la nariz. En casos graves, puede afectar el sistema nervioso y el corazón.

La difteria se propaga fácilmente de una persona a otra cuando alguien tose o estornuda. Las personas que están cerca inhalan las microgotas infectadas. En casos poco frecuentes, las personas entran en contacto directo con secreciones provenientes de la boca, la nariz, la garganta o la piel de una persona infectada.

Gracias a la amplia difusión de un programa de inmunización, la difteria es poco frecuente en los EE. UU.

¿Qué es la vacuna contra la difteria?

La vacuna contra la difteria es una toxina inactiva denominada toxoide. Existen diferentes tipos de vacunas para prevenir la difteria, incluso:

  • DTaP: se administra a niños para protegerlos contra la difteria, el tétanos y la tos ferina
  • DT: se administra a niños que no pueden recibir la parte de la tos ferina de la vacuna DTaP
  • Tdap: se administra a niños, adolescentes y adultos para protegerlos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina
  • Td: se administra a adolescentes y adultos para protegerlos contra el tétanos y la difteria

La vacuna se inyecta en el músculo.

¿Quién debería vacunarse y cuándo?

La vacuna DTaP suele exigirse antes de comenzar la escuela. El calendario de inmunización regular de la vacuna es el siguiente:

  • dos meses
  • cuatro meses
  • seis meses
  • quince a dieciocho meses
  • cuatro a seis años

Tdap se recomienda con frecuencia en niños de entre 11 y 12 años que hayan completado la serie de DTaP. Tdap también se puede administrar en:

  • Niños entre 7 y 10 años que no se han vacunado completamente
  • Niños y adolescentes entre 13 y 18 años que no recibieron Tdap cuando tenían entre 11 y 12 años
  • Adultos menores de 65 años que nunca hayan recibido Tdap
  • Mujeres embarazadas de más de 20 semanas de gestación que no hayan recibido Tdap anteriormente
  • Adultos que no fueron vacunados previamente y que tienen contacto con bebés de 12 meses o menos
  • Proveedores de asistencia sanitaria que no hayan recibido Tdap anteriormente

La Td se administra como una vacuna de refuerzo cada 10 años.

Si su hijo no se ha vacunado con la serie completa contra el tétanos, consulte con el médico.

¿Cuáles Son los Riesgos Asociados con la Vacuna contra Difteria?

La mayoría de las personas tiene buena tolerancia a la vacuna contra la difteria, pero, a veces, puede provocar:

  • Efectos secundarios leves: dolor o enrojecimiento en el lugar donde se aplicó la inyección, febrícula, fatiga, irritabilidad generalizada, falta de apetito y vómitos
  • Complicaciones más graves:
    • Poco frecuentes: reacciones alérgicas, llanto durante más de tres horas y fiebre elevada
    • Muy poco frecuentes: convulsiones en asociación con daño cerebral

A veces, se administra acetaminofeno (p. ej., Tylenol) para reducir el dolor y la fiebre que pueden aparecer después de recibir una vacuna. En los lactantes, el medicamento puede disminuir la eficacia de la vacuna. Analice los riesgos y los beneficios de la administración de acetaminofeno con el médico.

¿Quién No Debería Vacunarse?

Hay dos circunstancias en las que los riesgos de la vacuna superan sus beneficios:

  • Reacción alérgica grave ( anafilaxis)
  • Trastorno cerebral grave ( encefalitis) que tiene lugar en un lapso de siete días

Debido a que la vacuna contra la difteria se suele administrar en la forma DTaP, por lo general, es difícil determinar cuál componente es el que causa el problema. Es mejor evitar las tres vacunas si se producen efectos secundarios graves.

Si su hijo presenta cualquiera de estas reacciones, debe buscar asistencia médica de inmediato:

  • Fiebre más alta de 40,5 ºC (105 °F)
  • Inflamación severa de la extremidad completa usada para la vacunación
  • Colapso acompañado de un estado similar al shock (la persona no responde y tiene baja presión arterial)
  • Llanto persistente e inconsolable que tarda más de tres horas
  • Convulsiones, con o sin fiebre, que ocurren en un lapso de tres días

Si su hijo tiene una enfermedad moderada a grave, espere hasta que se haya recuperado antes de aplicarle la vacuna.

¿De Qué Otras Formas Se Puede Prevenir la Difteria Además de la Vacunación?

La prevención depende de recibir la vacuna y la respuesta rápida ante un brote.

¿Qué Sucede en Caso de un Brote?

Los posibles casos de difteria deben ser informados de inmediato a las autoridades de salud pública.

En caso de que se sospeche o se confirme un brote, sólo se consideran en riesgo las personas que están en contacto cercano con un paciente infectado. Para aquellas personas, el tratamiento incluye:

  • Recibir de inmediato una dosis, si recibió menos de tres dosis
  • Recibir una dosis de refuerzo si hace más de cinco años que no se aplica una dosis
  • Hacer una extracción de muestras para realizar estudios de laboratorio, tomar antibióticos y tener un control continuo durante siete días (aunque haya recibido la vacuna)