Definición

Una apendicostomía es la creación de una vía desde el ombligo hasta el intestino grueso. Esta vía se crea utilizando tejido del propio cuerpo: el apéndice. Usar tejido del propio cuerpo, en lugar de una sonda artificial, reduce las probabilidades de sufrir una irritación. Asimismo, no quedan signos externos de esta vía nueva.


Apéndice

Apéndice
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

La apendicostomía se realiza para facilitar la administración de enemas. Los enemas son líquidos que se introducen en el intestino grueso. Estos líquidos ayudan a limpiar el intestino cuando hay un problema en este órgano. Es posible que necesiten enemas los niños que tienen espina bífida, lesión de la médula espinal, enfermedad de Hirschsprung o estreñimiento que no se alivia con atención médica.

En general, los enemas se administran a través del recto. Esto hace difícil que las personas se administren enemas a sí mismas. En el caso de niños más grandes, puede ser difícil que los padres les administren enemas rectales. Una apendicostomía permite que estos niños tengan más independencia.

Posibles complicaciones

No son comunes los problemas derivados del procedimiento, pero todo procedimiento conlleva algún riesgo. El médico hablará con usted acerca de los problemas que podrían ocurrir, por ejemplo:

  • Hemorragia excesiva
  • Reacción adversa a la anestesia, como mareos, presión arterial baja y sibilancia
  • Infección
  • Filtración en la sonda o el apéndice
  • Bloqueo de la sonda cuya reparación requiera otra cirugía

Hable con su médico sobre estos riesgos antes del procedimiento.

¿Qué esperar?

El médico debe asegurarse de que los enemas sean eficaces para su condición. Además, usted debe demostrar un buen control fecal con los enemas. El buen control consiste en permanecer limpio por, al menos, 24 horas después de defecar.

Es posible que tenga que dejar de tomar algunos medicamentos hasta una semana antes del procedimiento, como:

  • Aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como ibuprofeno o naproxeno
  • Medicamentos anticoagulantes
  • Medicamentos antiplaquetarios

Se usa anestesia general. Usted estará dormido durante el procedimiento.

Si el apéndice se extirpó, se creará uno nuevo con tejido del intestino grueso.

Se realiza un corte pequeño debajo del ombligo. También se abre el extremo del apéndice. Luego, el extremo abierto se conecta a una abertura en el ombligo. En esta conexión se coloca una válvula. La válvula permite que el enema fluya al interior e impide que se filtren líquidos al exterior.

Se pasa una sonda a través del ombligo y la válvula. Un extremo de la sonda permanece en el apéndice, y el otro extremo de la sonda permanece fuera del ombligo. La sonda se fija en el lugar con cinta adhesiva. Esta sonda debe permanecer en el lugar de dos a cuatro semanas después de la cirugía, hasta que el área cicatrice.

Aproximadamente 2 horas

La anestesia impedirá que sienta dolor durante la cirugía. Es posible que sienta ciertas molestias después de la cirugía. El médico le ofrecerá medicamentos para darle alivio.

La hospitalización puede durar de uno a cinco días. Si se presentan problemas, deberá permanecer más tiempo.

Se le mostrará cómo cuidar de la sonda y administrar enemas.

Se administrará un enema en el lapso de las 24 horas posteriores a la primera comida. Sin embargo, quizá sea necesario esperar más si se creó un apéndice nuevo.

Al regresar a su hogar, siga estos pasos:

  • Siga las instrucciones de su médico sobre la limpieza del lugar de la incisión. Deje la incisión al aire.
  • Es normal que haya algo de filtración. Procure mantener el área seca.
  • Evite realizar deportes o actividades que requieran esfuerzo después de la cirugía.
  • Preguntar a su médico cuándo es seguro ducharse, bañarse o tomar baños de inmersión.
  • Una vez que se haya recuperado, no debería haber actividades restringidas, ni siquiera la natación.
  • Asegúrese de seguir las indicaciones del médico.

Siga las indicaciones de cuidado de la sonda. Los pasos generales incluyen:

  • Dejar la sonda colocada después de la cirugía, hasta que el médico le indique que puede retirarla.
  • Pegar la sonda con cinta adhesiva para que no se mueva mientras cicatriza. Esto mantiene la sonda en la posición ideal.
  • Seguir las instrucciones para colocar y usar la sonda una vez que haya cicatrizado.

Llame a su médico

Llame a su médico si se presenta alguna de las siguientes situaciones:

  • Dificultad para usar la sonda
  • Sonda que se sale antes de finalizada la cicatrización
  • Dolor que no se controla con los medicamentos
  • Signos de infección, incluso fiebre y escalofríos
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, hemorragia excesiva o cualquier secreción proveniente del lugar de la incisión
  • Dolor abdominal
  • Dificultad para administrar un enema a través de la sonda

Si tiene una urgencia, pida asistencia médica de inmediato.