Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar enfermedad periodontal con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, es mayor su probabilidad de desarrollar enfermedad periodontal. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su dentista o profesional en el cuidado de la salud acerca de lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Factores del Estilo de Vida

  • Fumar incrementa en gran medida su riesgo de desarrollar enfermedad periodontal.
  • Fumar también reduce en gran medida la probabilidad de que los tratamientos para enfermedad periodontal sean efectivos.
  • La mala nutrición puede incrementar su probabilidad de enfermedad periodontal, en particular:
    • Dietas altas en azúcar
    • Dietas bajas en vitamina C
  • Así como el estrés puede afectar la capacidad de su cuerpo para combatir otras infecciones, el estrés también puede obstaculizar la capacidad de su cuerpo para combatir la infección que provoca enfermedad periodontal.

Algunas Condiciones Médicas
Edad

Su riesgo de desarrollar enfermedad periodontal incrementa a medida que usted envejece:

  • El 25% de personas entre 30-44 años de edad tienen al menos periodontitis ligera
  • El 40% de personas entre 45-54 años de edad tienen al menos periodontitis ligera
  • El 50% de personas entre 65-74 años de edad tienen al menos periodontitis ligera

Género

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar periodontitis, probablemente debido a los cambios hormonales que experimentan las mujeres a lo largo de su ciclo de vida.

Factores Genéticos

Parece haber una tendencia genética para que ciertas personas desarrollen periodontitis.

Raza

Las personas afroamericanas y las personas de origen hispano tienen un índice más alto de periodontitis que los americanos caucásicos.

Otros

Otros factores que podrían incrementar su riesgo de periodontitis incluyen:

  • Vivir en la pobreza
  • Rechinar sus dientes y/o apretar su mandíbula
  • Mala higiene dental
  • Dentaduras postizas que le ajustan mal y/o empastes o coronas que no están parejos
  • Respirar por la boca habitualmente