Actualmente, no hay tratamientos disponibles para curar el mal de Parkinson o para detener completamente su avance.

Si usted tiene un caso temprano y leve de mal de Parkinson, su profesional en el cuidado de la salud podría recomendarle que comience su programa de tratamiento sólo con cambios en el estilo de vida, como dieta y ejercicio. Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, probablemente se le aconsejará comenzar a tomar medicamentos para controlar sus síntomas. Se pueden recomendar otros tratamientos si sus síntomas comienzan a interferir con su rendimiento diario.

Los objetivos actuales de tratamiento incluyen aliviar los síntomas que interfieran con el rendimiento diario y mejorar la calidad de vida.

El tratamiento involucra lo siguiente: