El propósito de la revisión es el diagnóstico y tratamiento oportunos. Las pruebas de revisión usualmente se administran a las personas sin síntomas actuales, pero que quizás estén en alto riesgo para ciertas enfermedades o condiciones.