La gota es un tipo de artritis que es el resultado del depósito y acumulación de cristales de ácido úrico similares al vidrio en sus articulaciones. El ácido úrico es un sub-producto de la descomposición de productos de desecho en su cuerpo llamados purinas. Normalmente, el ácido úrico se descompone en el torrente sanguíneo y después se elimina en la orina.

Cuando el cuerpo incrementa la producción de ácido úrico, o los riñones eliminan menos ácido úrico de lo normal, da como resultado un exceso de ácido úrico. Niveles elevados de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia) podrían conllevar a gota, aunque la mayoría de las personas con esta condición no desarrollará los síntomas de gota. Por el contrario, las personas sin hiperuricemia pueden desarrollar gota.

Se estima que más de 2 millones de estadounidenses tienen gota. Un ataque severo de gota es extremadamente doloroso y, si se deja sin tratar, puede causar daño articular permanente y severo. Afortunadamente, la gota se puede manejar o controlar médicamente.