Éstos son algunos pasos que usted puede seguir para ayudar a reducir su riesgo de cálculos biliares:

Consumir una dieta alta en fibra y baja en grasa podría ayudar a reducir su riesgo de cálculos biliares. Además, existe evidencia de que el consumo incrementado de varias nueces también podría reducir su riesgo.

Si es posible, evite el uso de estrógeno, ceftriaxona, y octreotida, los cuales se conocen por incrementar el riesgo de formación de cálculos biliares.

Mantener un peso saludable es una clave para reducir su riesgo de futuros cálculos biliares. Si usted tiene sobrepeso, se aconseja una pérdida lenta de peso debido a que ayunar y hacer dietas extremas podría conllevar a cálculos biliares. Pida a su médico un plan para bajar de peso que sea seguro y efectivo para usted. Su médico también lo puede canalizar con un dietista registrado (RD) que le pueda ayudar a cambiar sus hábitos alimenticios para bajar de peso.

El ejercicio regular y vigoroso podría reducir el riesgo de cálculos biliares. Además de controlar su peso, el ejercicio normaliza los niveles de azúcar sanguínea e insulina. Cuando estos niveles están anormales, podrían contribuir al desarrollo de cálculos biliares.