En la mayoría de los niños, la varicela es leve y transcurrirá y desaparecerá naturalmente por sí sola. En estos casos, el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas.

El tratamiento podría involucrar lo siguiente:

No hay opciones quirúrgicas para el tratamiento de varicela.