Aun si usted tiene un trastorno severo de bipolaridad, sus cambios en el estado de ánimo y síntomas relacionados pueden estabilizarse con el tratamiento adecuado. Debido a que el trastorno de bipolaridad es una enfermedad recurrente, se recomienda fuertemente un tratamiento preventivo a largo plazo, el cual casi siempre se indica. Una estrategia que combine medicamentos y tratamiento psicológico es óptimo para controlar este desorden con el paso del tiempo.

En la mayoría de los casos, el trastorno de bipolaridad se controla mucho mejor si el tratamiento es continuo. Pero inclusive cuando no existen interrupciones en el tratamiento, los cambios de ánimo pueden ocurrir y deben reportarse inmediatamente a su médico. Éste quizás sea capaz de prevenir un episodio desarrollado al hacer ajustes en su plan de tratamiento. Trabaje estrechamente con su médico y comuníquese de forma abierta acerca de sus preocupaciones y opciones de tratamiento. Esto puede hacer una diferencia en la efectividad del tratamiento.

Mantenga una gráfica de sus síntomas diarios del estado de ánimo, tratamientos, patrones de sueño y eventos en su vida. Esto puede ayudarle a usted y a su familia para entender mejor la enfermedad. Esta gráfica también puede ayudar a su médico a seguir y tratar su enfermedad de manera más efectiva.

El tratamiento incluirá:

  • Medicamentos para estabilizar el estado de ánimo
  • Diagnóstico y tratamiento de condiciones médicas que pueden imitar al trastorno bipolar, como un funcionamiento anormal de la tiroides
  • Psicoterapia
  • Asesoría para proveerle a usted y a su familia con apoyo, educación y guía
  • Posible terapia electroconvulsiva en casos severos

El tratamiento involucra lo siguiente: