Estas páginas están dirigidas a los padres de niños que tienen autismo.

El autismo es un trastorno cerebral severo y complejo que principalmente se presenta en niños de tres años y menos. Las personas con autismo tienen dificultad para comunicarse y para establecer relaciones. Quizás parezcan intensamente preocupados por intereses y actividades específicos y con frecuencia se involucran en conductas repetitivas. Las personas con autismo también muestran señales alteradas de la percepción sensorial, como el reaccionar en exceso a sonidos en particular. Tienen habilidades subdesarrolladas de comunicación, y la mitad de las personas con autismo nunca aprenden a hablar.

Se cree que el autismo afecta a uno o dos niños en cada mil, una incidencia significativa. Éste no se supera con la edad. Muchas personas con autismo necesitan tener supervisión y asistencia constantes a lo largo de su vida. Sin embargo, existen historias notables de éxito y "genios" ocasionalmente milagrosos que demuestran habilidades extraordinarias como cálculos matemáticos fenomenales o tocar un instrumento musical que nunca han estudiado.

El autismo representa una insuficiencia en el desarrollo normal del cerebro. Se sabe muy poco acerca de las causas de esta condición. Cada niño diagnosticado con autismo es diferente, y muchos tienen condiciones adicionales como ataques y retraso mental. Hasta ahora no hay una base común sobre la cual asentar la investigación sobre su cura, aunque la investigación es intensa y los científicos están continuamente haciendo descubrimientos. Los estudios sugieren:

  • Que los genes juegan un rol. El autismo parece estar presente en gemelos idénticos y en algunas familias. Varios genes están involucrados.
  • Que los problemas durante el embarazo o el trabajo de parto pueden interferir con el desarrollo cerebral normal.
  • Que una infección viral en una mujer embarazada puede ser un factor.