El propósito de la revisión es el diagnóstico y tratamiento tempranos. Los exámenes de revisión por lo general se administran a personas sin síntomas actuales, pero que podrían estar en alto riesgo de ciertas enfermedades o condiciones.

En este momento, no hay exámenes o indicaciones de revisión para la enfermedad de Alzheimer. Por lo general, la examinación no se inicia hasta que los síntomas se vuelven aparentes para el paciente o un miembro de la familia.