Para ayudar a reducir su riesgo de desarrollar hipertensión, siga estas indicaciones:

Si Usted Tiene Sobrepeso, Baje de Peso

Bajar tan poco como 10 libras le puede ayudar a disminuir la carga de trabajo de su corazón y reducir su presión arterial. Siga los planes alimenticios y de ejercicio recomendados por su médico. Para bajar de peso, consuma menos calorías de las que gasta. Para mantener un peso saludable, equilibre el número de calorías que consume con el número de calorías que gasta.

Evite el Consumo Abundante de Alcohol

Beber demasiado alcohol incrementa la presión arterial y puede conllevar a otros problemas cardiacos. Sin embargo, el consumo moderado de alcohol no está asociado con la presión arterial elevada. El consumo moderado de alcohol equivale a dos bebidas o menos al día para hombres y una bebida o menos para las mujeres. Hable con su médico si usted necesita ayuda para reducir su consumo de alcohol, o para dejarlo por completo.

Si Usted Fuma, Deje de Hacerlo

Fumar puede incrementar la cantidad de material adiposo que se acumula en sus arterias y podría contribuir a resultados elevados de la presión arterial.

Consuma una Dieta Saludable para el Corazón

Una dieta baja en grasas saturadas, grasas trans, y colesterol, aunque rica en granos enteros, frutas, y verduras le ayudará a reducir la presión arterial, niveles de colesterol, y peso corporal; todo lo cual conlleva a un corazón más sano. Siga el plan alimenticio recomendado por su médico, o pida una canalización con un dietista registrado.

Un estudio clinico en proceso, llamado Enfoques Alimenticios para Detener la Hipertensión, ha descubierto que algunos patrones alimenticios saludables pueden reducir la presión arterial. A esto se le llama dieta DASH. Resultados de la segunda fase del estudio DASH realizado en el año 2000 (llamado DASH-Sodio) indican que el reducir la sal es otra manera efectiva para disminuir la presión arterial.

Haga Ejercicio Regularmente

Elija ejercicios que usted disfrute y hágalos una parte regular de su día. Esfuércese por mantener un programa de ejercicio que lo mantenga en buen estado físico y en un peso saludable. Para muchas personas, esto incluye caminar o participar en otra actividad aeróbica durante 30 minutos al día. El ejercicio también le puede ayudar a controlar el estrés. Consulte con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.

Controle el Estrés

Aunque el estrés no causa hipertensión, las hormonas liberadas por su cuerpo cuando usted está bajo estrés pueden incrementar su presión arterial. Tómese su tiempo para relajarse, hacer ejercicio, y practicar técnicas de relajación.