Definición

Los calambres nocturnos en las piernas son contracciones repentinas de los músculos de la parte inferior de las piernas y de los pies. A menudo interrumpen el sueño. Los músculos de la pantorrilla son los que se ven involucrados con más frecuencia. Los calambres no causan daños. No significa que tenga una enfermedad grave.


Los músculos de la pantorrilla

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Aunque se desconoce la causa específica, se cree que estos calambres están relacionados con desequilibrios en la química muscular local . Muchas enfermedades y actividades están asociadas con los calambres nocturnos en las piernas:

  • Esfuerzo excesivo de los músculos
  • Pararse sobre superficies duras
  • Estar sentado por tiempo prolongado
  • Algunas posiciones de las piernas cuando se lleva un estilo de vida sedentario
  • Deshidratación
  • Enfermedades
  • Algunos medicamentos
    • Medicamentos para la presión arterial
    • Estatinas (que reducen el colesterol)
    • Morfina
    • Litio

Factores de riesgo

Los siguientes factores incrementan las probabilidades de tener calambres nocturnos en las piernas:

  • Más de 50 años
  • Esfuerzo excesivo
  • Embarazo
  • Permanecer en ciertas posiciones por un tiempo prolongado
  • Pie plano u otras deformidades en los pies o en los tobillos
  • Alcoholismo
  • Enfermedades neurológicas
  • Algunos medicamentos
  • Las enfermedades mencionadas anteriormente

Síntomas

  • Calambres nocturnos repentinos en las pantorrillas (o en los pies)

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre: para verificar si hay desequilibrios hormonales o químicos (la mayoría de las pruebas son normales)
  • Controlar el pulso del pie para asegurar una circulación adecuada

Tratamiento

Consulte con el médico cuál es el mejor plan para usted. Si no se puede encontrar una causa específica, las opciones de tratamiento incluyen:

  • Cuando se producen calambres, estire los músculos de la pierna en dirección contraria. Además, tome el pie (o ambos pies) y levántelo.
  • Con frecuencia, pararse sobre la pierna involucrada detiene el calambre.
  • El masaje y los tratamientos con calor o con frío ayudarán a que los músculos se relajen.

Ninguno de estos medicamentos recibió la aprobación completa por seguridad o eficacia. Con frecuencia, la quinina es eficaz para prevenir calambres, pero presenta el riesgo significativo de provocar reacciones alérgicas importantes. Los demás medicamentos recetados provocan riesgos también. Por ello, en general, no se recomiendan. Con mayor frecuencia se utilizan sólo en casos graves.

  • Clorhidrato de difenhidramina (Benadryl)
  • Vitamina E 800 U/por día
  • Calcio
  • Magnesio
  • Sulfato de quinina
  • Relajantes musculares simples (p. ej., meprobamato , Equanil, Robaxin )
  • Clorhidrato de verapamilo (Calan, Isoptin, Verelan)
  • Fosfato de cloroquina (Aralen)
  • Sulfato de hidroxicloroquina (Plaquenil)
  • Carbamacepina (Tegretol)
  • Fenitoína (Dilantin)

Prevención

Para ayudar a reducir sus probabilidades de tener calambres nocturnos en las piernas, siga estos pasos:

  • Estire los músculos tres veces al día y antes de dormir.
    • Ubíquese frente a una pared, coloque las manos sobre la pared y manténgalas allí. Realice un paso hacia atrás. No flexione las rodillas. Mantenga los talones sobre el piso hasta que sienta un fuerte tirón en las pantorrillas. Mantenga esa posición durante 10 segundos. Repita dos o tres veces.
  • Ejercite los pies y las piernas regularmente.
  • Beba abundante líquido.
  • Consuma abundantes alimentos ricos en potasio. Estos incluyen banana, tomate, patata, brócoli, melón, naranja y pomelo.
  • Use calzado cómodo con buen apoyo.
  • Duerma con los dedos de los pies hacia arriba, no apuntando hacia abajo.