Definición

La bronquiolitis es una enfermedad infantil que afecta a los pulmones. Se produce cuando un virus ingresa al sistema respiratorio. El virus hace que se inflamen los pequeños pasajes de aire de los pulmones. Como consecuencia, se acumula un líquido espeso llamado mucosidad en los pasajes de aire. Esto dificulta que el aire circule libremente por los pulmones.

Normalmente, la infección desaparece después de 7-10 días. Algunos niños tienen síntomas muy leves. En otros, la enfermedad puede ser grave. Los niños mayores corren un riesgo menor. Si padecen bronquiolitis, no sufren tanto la enfermedad como los niños más pequeños.


Bronquiolos

si2103_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Varios tipos de virus pueden causar esta infección. Se propaga fácilmente entre las personas de la misma forma en que lo hace un resfriado. Con frecuencia, esto sucede cuando una persona infectada tose o estornuda. Las gotas de humedad se liberan en el aire. Cuando una persona no infectada respira ese aire, puede contraer la infección.

Factores de riesgo

La bronquiolitis puede afectar a cualquier persona, pero ataca con más frecuencia:

  • Los niños menores de dos años, especialmente entre los 3 y 6 meses
  • Durante los meses de invierno
  • Los adultos que corren un mayor riesgo son lo que están:
    • Inmunocomprometidos
    • Expuestos a emanaciones tóxicas
  • Los niños que tienen mayor riesgo son quienes:
    • Nunca fueron amamantados
    • Nacieron prematuramente
    • Están expuestos al humo del tabaco
    • Con frecuencia están en grupos de niños (como en guarderías) o viven en condiciones atestadas

Síntomas

Los síntomas de la bronquiolitis ocurren en dos etapas:

Durante los primeros 2 ó 3 días en el niño probablemente tenga una:

  • Nariz que escurre o que está mal ventilada
  • Fiebre leve

Durante los siguientes 2 ó 3 días, los síntomas aumentan e incluyen:

  • Tos (seca)
  • Fiebre
  • Estornudar
  • Sarpullido
  • Ojos enrojecidos
  • Ritmo acelerado de la respiración
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancia (hacer un ruido que silba al respirar)
  • Coloración azul de la piel, especialmente alrededor de los labios o de las uñas
  • Mala alimentación
  • Inquietud

Diagnóstico

Para diagnosticar bronquiolitis, es posible que el médico haga uno o más de los siguientes exámenes:

  • Escuchar los pulmones del niño para revisar la respiración anormal, como un silbido
  • Radiografía de tórax para verificar si hay inflamación de los pasajes de aire y signos de neumonía (caso grave)
  • Muestra de mucosidad de la nariz o garganta para detectar el virus que puede estar causando la infección
  • Examen de sangre para determinar el nivel de oxígeno en la sangre
  • Examen de sangre para obtener un conteo sanguíneo completo

Tratamiento

No existen medicamentos para curar las infecciones virales. En algunos casos, los médicos recetan corticosteroides, que pueden ayudar a reducir la inflamación y la mucosidad en los pasajes de aire. No obstante, la evidencia que demuestra sus beneficios es limitada.

Generalmente, esta infección se cura por sí misma después de una semana o diez días. Hay varias maneras para hacer que el niño esté más cómodo mientras está experimentando los síntomas:

  • Proporcione al niño bebidas claras para beber.
  • Use un vaporizador en la habitación.
  • Cuando el niño tosa o tenga dificultades para respirar, abra el agua caliente de la ducha para que el baño se llene de vapor y solicite al niño que permanezca allí adentro.
  • Recomiende a los padres fumadores que no fumen delante del niño.
  • Administre acetaminofeno (por ejemplo, Tylenol para niños o bebés) si el niño tiene fiebre.

En los casos graves, es posible que se necesite un tratamiento médico. El médico revisará si presenta deshidratación y neumonía. El médico también se asegurará de que el niño esté recibiendo el oxígeno necesario. También se pueden usar medicamentos.

Llame al médico si el niño:

  • Está vomitando y no puede retener los líquidos
  • Está respirando muy rápido (más de 40 respiraciones en un minuto)
  • Tiene la piel azulada, especialmente alrededor de los labios o en las puntas de los dedos
  • Se tiene que enderezar para respirar
  • Nació prematuramente o tiene un historial de enfermedad cardiaca
  • Parece deshidratado

Prevención

La bronquiolitis se puede propagar fácilmente entre las personas. Los niños deben permanecer en reposo hasta que se mejoren para evitar propagar la infección. No hay vacuna para prevenir la bronquiolitis. Hay medicamentos que pueden disminuir el riesgo de infección por el virus respiratorio sincicial (VRS). El VRS es un virus que causa más de la mitad de todos los casos de bronquiolitis. Por lo general, este medicamento se administra a bebés en alto riesgo.

Lavarse correctamente las manos puede ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad. Asegúrese de lavarse las manos antes de tocar a un bebé o después de estar en contacto con alguien infectado.