Definición

Un hematoma subdural (HSD) es una acumulación de sangre que se coagula en la región subdural del cerebro. Esta región es un espacio entre el cerebro y el cráneo. La acumulación de sangre ejerce presión sobre el cerebro. El HSD puede clasificarse según el tiempo transcurrido entre el traumatismo y la aparición de los síntomas:

  • Agudo: menos de 48 horas
  • Subagudo: de 2 a 12 días
  • Crónico: más de 12 días

Puede ser grave y potencialmente mortal. Requiere atención médica.

Causas

El HSD, con frecuencia, se debe a:

  • Lesiones craneales debidas a traumatismo (p. ej., por caídas o accidentes automovilísticos)


Lesiones craneales

Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Los siguientes factores incrementan la probabilidad de desarrollar un HSD:

  • Tener una edad avanzada (debido a que existe un mayor riesgo de sufrir caídas y tener vasos sanguíneos debilitados)
  • Practicar deportes de alto impacto
  • Tomar medicamentos anticoagulantes
  • Padecer fibrilación atrial
  • Tener antecedentes de ataque cardíaco
  • Abuso de alcohol o de drogas
  • Ser abusado físicamente

Si usted tiene alguno de estos factores de riesgo, dígaselo a su médico.

Síntomas

Si usted tiene alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a HSD. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Pérdida del conocimiento
  • Amoratamiento alrededor de la cabeza o los ojos
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Cambios de la personalidad
  • Debilidad en los miembros
  • Fatiga/cansancio
  • Confusión
  • Dificultades para hablar
  • Daño visual

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. También le realizará un examen físico. Debe ser remitido a un neurólogo que le realice pruebas especiales.

Las pruebas pueden incluir:

  • Tomografía computarizada (TC): un tipo de radiografía que usa una computadora para obtener imágenes de estructuras internas de la cabeza
  • Resonancia magnética (RM): un examen que usa ondas magnéticas para obtener imágenes de estructuras internas de la cabeza
  • Análisis de sangre
  • Examen neurológico
  • EEG (electroencefalograma): una prueba no invasiva que se usa para evaluar la función cerebral

Tratamiento

Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. El tratamiento dependerá de:

  • Síntomas
  • Tamaño y gravedad del hematoma

Las opciones de tratamiento incluyen:

En el caso de lesiones menores que provocan pocos síntomas o que son asintomáticas, el médico puede recomendarle que preste atención a los síntomas que aparezcan en los días y las semanas siguientes.

Puede ser necesario realizar otras pruebas para evaluar las funciones cerebrales. Los resultados pueden ayudar al médico a determinar:

  • Cómo se está recuperando
  • Si ya puede retomar las actividades de alto impacto

En algunos casos, el médico puede indicarle medicamentos anticonvulsivos.

Por lo general, implica la realización de “agujeros de trépano” en el cuero cabelludo y el cráneo, y el drenaje del coágulo. En ocasiones, se extrae una parte del cráneo para aliviar la presión. Este procedimiento se denomina craneotomía.

Prevención

Para ayudar a reducir la posibilidad de padecer HSD, siga estos pasos:

  • Use cascos adecuados cuando practique deportes.
  • Reduzca el riesgo de caídas o lesiones. Haga que su hogar y su lugar de trabajo sean lugares seguros.
  • Realícese análisis de sangre con frecuencia si toma anticoagulantes.
  • Limite el consumo de alcohol a un nivel moderado. Esto significa:
    • Dos o menos bebidas alcohólicas al día para hombres
    • Una o menos bebidas alcohólicas al día para mujeres