JUEVES, 7 de noviembre (HealthDay News) -- Las autoridades de salud estadounidenses anunciaron el jueves un plan para eliminar gradualmente las grasas trans de los alimentos procesados y de la comida de los restaurantes.

La Dra. Margaret Hamburg, comisionada de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU., afirmó que las restricciones que se han propuesto podrían evitar 20,000 ataques cardiacos y 7,000 muertes al año.

"La agencia ha determinado de forma preliminar que los aceites parcialmente hidrogenados, una fuente importante de grasa trans artificial en los alimentos procesados, no sean reconocidos en general como seguros para el uso en alimentos", señaló Hamburg en una conferencia de prensa en la mañana. "Se trata de un paso importante para eliminar las grasas trans dañinas de los alimentos procesados".

Muchas compañías de alimentos y restaurantes han eliminado las grasas trans durante los últimos 10 años, en parte por los cambios en la etiqueta nutricional realizados por la FDA, aprobados en 2006. Y algunos gobiernos locales, incluyendo el de la ciudad de Nueva York, ya han prohibido su uso.

Estas restricciones han ayudado a que los estadounidenses hayan reducido la ingesta de grasa trans de 4.6 gramos al día en 2003 a aproximadamente 1 gramo al día en 2012, indicó la FDA.

Aun así, Hamburg comentó que las grasas trans "siguen siendo un problema significativo para la salud pública". Las enfermedades cardiacas son la principal causa de mortalidad en los Estados Unidos. El Instituto de Medicina concluyó que las grasas trans no proporcionan ningún beneficio para la salud que se sepa y que no hay un nivel seguro de consumo de las grasas trans, añadió Hamburg.

La comunidad médica vio con muy buenos ojos la noticia sobre las grasas trans.

"Esto representa un paso muy importante por parte de la FDA para ayudar a reducir más la ingesta dietética de grasa trans y mejorar la salud cardiovascular en Estados Unidos", comentó el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles.

Muchas galletas y otros productos horneados, algunas pizzas de microondas, los glaseados preparados para el consumo y una gran cantidad de alimentos cotidianos contienen grasas trans, que a menudo vienen etiquetados como aceites parcialmente hidrogenados.

Las grasas trans aumentan el nivel total de colesterol incluso más que las grasas saturadas, lo que puede llevar a una enfermedad cardiaca, indicó Fonarow. También aumentan el colesterol LDL (malo) y reducen el colesterol HDL (bueno) cuando se usan en lugar de los aceites naturales, señaló.

Los ensayos clínicos de las dietas que contienen grasas trans han mostrado que se produce un aumento del riesgo de ataque cardiaco y una muerte cardiovascular prematura, añadió Fonarow.

En la actualidad, las grasas trans caen en la categoría de aditivos "generalmente reconocidos como seguros" por la FDA. Según la nueva propuesta, serían eliminados de esa lista y, para poder usarlos, los fabricantes de alimentos necesitarían solicitarlo a la agencia. Pero la aprobación de la FDA de tales solicitudes se considera improbable.

Las grasas trans, usadas ampliamente para aumentar la duración y mejorar el sabor y la textura de los alimentos, se elaboran al añadir hidrógeno al aceite vegetal para solidificarlo.

Muchas cadenas de restaurantes ya no usan grasas trans, pero los pequeños restaurantes podrían seguir teniendo alimentos que contienen grasas trans de los proveedores o seguir usando las grasas para freír.

La FDA afirmó que aceptaría comentarios públicos durante 2 meses antes de establecer un calendario para la eliminación progresiva. "Tenemos que saber cuánto tiempo sería necesario para que la industria eliminara los aceites parcialmente hidrogenados de los alimentos procesados para finalizar esta determinación preliminar", indicó Hamburg.

El Dr. Kenneth Ong, jefe interino de cardiología en el Centro Médico de Brooklyn de la ciudad de Nueva York, comentó que hay "un par de razones por las que los fabricantes usan las grasas trans: quizá por el sabor y por el precio. Pero no sé de ningún beneficio para la salud. De hecho, hay muchos datos que muestran lo contrario".

Samantha Heller, nutricionista clínica del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, señaló que la única manera real de saber si un alimento contiene grasas trans es buscar en la lista de ingredientes y ver si hay aceites "parcialmente hidrogenados". "Esto significa que hay grasas trans en la comida. Vuélvalo a poner en la estantería y busque otra opción", indicó.

Rebecca Solomon, coordinadora de nutrición clínica en el Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, añadió que "las personas no obtienen nada bueno por consumir grasas trans. A fin de cuentas, nuestra tecnología alimentaria es lo suficientemente sofisticada como para que haya alternativas más sanas".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las grasas trans.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay