LUNES, 15 de julio (HealthDay News) -- Tomar una aspirina de dosis baja cada segundo día podría reducir el riesgo de cáncer colorrectal, según un estudio que se enfocó en casi 40,000 mujeres a partir de los 45 años de edad.

La protección parece tardar cierto tiempo en surgir, señaló la investigadora Nancy Cook, profesora de medicina del Hospital Brigham and Women's y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. "Comenzamos a ver un efecto tras diez años", anotó.

"Tras 18 años de seguimiento, observamos una reducción del 20 por ciento en el cáncer de colon durante el periodo completo", comentó. Cuando observaron el periodo entre los 10 y los 18 años, la reducción fue del 42 por ciento, apuntó.

Sin embargo, se deben tomar en cuenta los riesgos vinculados con la aspirina, como las hemorragias gastrointestinales (GI), advirtió Cook.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. y el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU., aparece en la edición del 16 de julio de la revista Annals of Internal Medicine.

Hace mucho que se sabe que la aspirina tiene efectos protectores para el corazón, pero el efecto protector de la aspirina en el cáncer de colon y recto solo se descubrió más recientemente. "En los últimos tres años, los análisis de ensayos llevados a cabo sobre la salud cardiovascular también han comenzado a mostrar un efecto sobre el cáncer de colon", dijo Cook.

Cook y su equipo realizaron un seguimiento a las mujeres inscritas en el Estudio de salud de las mujeres, un ensayo que evaluaba los beneficios y los riesgos de la aspirina en dosis baja y de la vitamina E en la prevención tanto de las enfermedades cardiovasculares como del cáncer.

El estudio comenzó en 1993 y terminó en 2004. Las mujeres no tenían antecedentes de cáncer (excepto cáncer de piel no melanoma), de enfermedades cardiovasculares ni de otras enfermedades crónicas importantes en el momento en que se inscribieron.

Se indicó a las mujeres asignadas al grupo de la aspirina que tomaran una dosis baja (100 miligramos) cada segundo día. El grupo de comparación tomó un placebo en días alternos.

Tras el final del estudio, los investigadores continuaron siguiendo a más de 3,000 mujeres hasta marzo de 2012. Se pidió a las mujeres que continuaran con el régimen, aunque los investigadores no seguían proveyendo las pastillas.

Los investigadores rastrearon el cáncer colorrectal y de otros tipos. Hallaron una incidencia de cáncer colorrectal un 20 por ciento más baja durante el periodo de seguimiento completo de 18 años.

No hallaron una diferencia en las muertes por cáncer entre los grupos, pero Cook dijo que quizás no había suficientes mujeres para mostrar una diferencia comparativa desde un punto de vista estadístico.

Cook no halló una diferencia en los pólipos colorrectales entre los grupos. Los pólipos se extirpan cuando se hallan en una colonoscopia, dado que pueden desarrollarse en un cáncer.

El grupo de la aspirina sufrió de más sangrado GI, un efecto secundario conocido, y más úlceras pépticas. El 8.3 por ciento del grupo de la aspirina sufrieron sangrado GI, frente al 7.3 por ciento del grupo del placebo. Las úlceras pépticas afectaron al 7.3 por ciento del grupo de la aspirina, pero solo al 6.2 por ciento del grupo del placebo.

Aunque el estudio solo incluyó mujeres, Cook dijo que los resultados probablemente también apliquen para los hombres. Otros estudios sobre la aspirina que observaban los efectos del fármaco contaron sobre todo con hombres, señaló.

Incluso ante el beneficio doble de protección para el corazón y para el colon, "realmente hay que equilibrar los riesgos y los beneficios", planteó Cook.

El Dr. Anthony Starpoli, gastroenterólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que se debe seleccionar con cuidado a los pacientes para la terapia con aspirina.

Antes de que un médico sugiera la aspirina para la protección del colon, Starpoli señaló que la pregunta importante es si "realmente se reduce el riesgo de cáncer de colon o si se aumenta el riesgo de sangrado GI".

Comentó que la potencia del estudio es el gran número de mujeres. Sin embargo, no cree que los hallazgos se traduzcan en una recomendación global de que todas las personas a partir de los 45 años tomen aspirinas en días alternos para reducir el riesgo de cáncer de colon. "Quizás haya un subgrupo de pacientes en mayor riesgo que podrían obtener un beneficio".

Los que tienen antecedentes familiares de cáncer de colon o que han presentado pólipos tienen un riesgo mayor al promedio.

Los efectos secundarios del sangrado gastrointestinal se deben tomar en serio, señaló Starpoli. "La naturaleza de las hemorragias GI provocadas por antiinflamatorios no esteroides [AINE] o la aspirina es algo impredecible", dijo. Y puede ser grave, incluso letal.

Entre los que esperan tomar aspirina para obtener el doble beneficio para la salud cardiaca y del colon, tomarla cada segundo día, ¿sería suficiente para proteger el corazón?

En general, para la reducción del riesgo de enfermedades cardiacas se recomienda la aspirina a diario, apuntó Cook. Sin embargo, "el Estudio de salud de los médicos mostró un beneficio con los días alternos, pero la dosis era de 325 miligramos de aspirina regular", añadió.

Este año, se diagnosticarán más de 102,000 casos nuevos de cáncer de colon y 40,000 de cáncer rectal, calcula la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society).

Más información

Para más información sobre los factores de riesgo del cáncer colorrectal, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay