LUNES, 15 de julio (HealthDay News) -- Si desea que sus hijos pasen menos tiempo frente a la televisión, tiene que darles el ejemplo.

Ese es el mensaje de un nuevo estudio que vincula los hábitos televisivos de los niños con el tiempo que sus padres pasan frente a la tele.

"El mejor predictor del tiempo que pasan los niños frente a la tele es el tiempo que pasan sus padres", señaló la autora del estudio, Amy Bleakley, científica investigadora en políticas del Centro de Política Pública Annenberg de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia. "Si mamá y papá encienden la tele automáticamente cuando tienen tiempo libre, es probable que sus hijos aprendan a hacer lo mismo".

Hay algunas salvedades. Una es que el estudio utilizó una encuesta en línea, de forma que los padres sin internet no pudieron participar. Tampoco está claro qué veían los niños. La programación podría haber sido educativa. Además, ver televisión podría evitar potencialmente que los niños participen en actividades más nocivas.

Para los investigadores, aislar el impacto de la televisión es particularmente difícil, porque tantos otros factores afectan las vidas de los niños. Aún así, "sabemos que los niveles altos de uso de la televisión se asocian con un mayor riesgo de obesidad y las enfermedades vinculadas en niños y adultos", señaló Russ Jago, profesor de actividad física pediátrica y salud pública de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

"Sin embargo, ver la tele también provee muchos beneficios a los niños en términos de aprendizaje que son distintos de los de otros medios alternativos, y por tanto ver la tele no es algo malo en sí mismo", anotó Jago. "El asunto es la moderación".

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda que los niños menores de dos años no vean televisión, y un límite de dos horas al día de programación no educativa para los niños de más edad.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron los resultados de encuestas de 629 adolescentes y 1,550 padres con hijos menores de cinco años, de entre 6 y 11 años, y de entre 12 y 17 años. Los investigadores ajustaron los resultados para que reflejaran mejor a los padres estadounidenses con hijos en cada grupo de edad.

"En general, hallamos que en los niños de todas las edades, el tiempo que uno de los padres pasa viendo televisión se asocia firmemente con el tiempo que pasa el niño", dijo Bleakley.

La investigación ofrece un vistazo sobre la importancia del tiempo que pasan los padres viendo televisión en comparación con otros temas de investigación, como la presencia de televisión en el dormitorio, apuntó. "Quizás los padres no se den cuenta de cómo sus hábitos de uso de los medios de comunicación conforman los hábitos de sus hijos. Podrían hallar que reducir su propio tiempo frente a la televisión hará que sus hijos hagan lo mismo".

Jago alabó el estudio, diciendo que fue grande y estuvo bien diseñado, y apunta que "provee información sobre factores que podrían ser objetivos potenciales para las intervenciones que buscan reducir el tiempo que se pasa viendo televisión".

El estudio aparece en línea el 15 de julio y en la edición impresa de agosto de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre el uso de la televisión, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay