MARTES, 21 de mayo (HealthDay News) -- Los niños de escuelas primarias urbanas con asma mal controlado son propensos a experimentar problemas del sueño y a sufrir académicamente, indica una investigación reciente.

"En nuestra muestra de niños escolares urbanos entre los siete y los nueve años de edad, hallamos que una función pulmonar afectada se correspondía tanto con una mala eficiencia del sueño como con un rendimiento académico disminuido", señaló la autora del estudio, Daphne Koinis-Mitchell, profesora asociada de psiquiatría y conducta humana de la Facultad de Medicina Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

Koinis-Mitchell, quien también es profesora asociada de pediatría, presentó los hallazgos el martes en la reunión anual de la Asociación Torácica Americana (American Thoracic Society), en Filadelfia.

Los hallazgos provienen de un análisis de 170 pares de niños blancos, negros e hispanos y sus papás, que vivían en el área de Providence.

Los síntomas de asma de los niños se monitorizaron durante un periodo de tres meses, y se pidió a los niños y a sus padres que también llevaran un diario sobre su salud.

También completaron cuestionarios para medir el grado en que los síntomas de asma se mantenían bajo control. Además, se monitorizó y cuantificó la calidad del sueño.

El resultado: a los niños con un asma mal controlado les iba peor en la escuela, según sus maestros. La "falta de atención" en el trabajo escolar también se vinculó con un mal sueño, al igual que la dificultad para permanecer despiertos en clase.

"Los niños urbanos y de minorías étnicas están en un mayor riesgo de unos niveles altos de morbilidad y una utilización frecuente de la atención de salud debido al asma. Dado el alto nivel de asma en esos grupos, y los efectos que la pobreza urbana puede tener sobre el ambiente del hogar y los vecindarios de las familias urbanas, es importante identificar objetivos modificables para la intervención", señaló Koinis-Mitchell en un comunicado de prensa de la sociedad torácica.

Los esfuerzos que buscan mejorar el control del asma y la calidad del sueño podrían ayudar a mejorar el rendimiento académico en esta población vulnerable, añadió. "Además, las intervenciones a nivel escolar pueden conllevar identificar a los niños asmáticos que faltan a la escuela con frecuencia, que parecen tener sueño y que no están atentos en clase, o que tienen dificultadles con las tareas escolares. Trabajar en colaboración con el sistema escolar, el niño y la familia podría en última instancia mejorar el control del asma del niño", enfatizó.

Los datos y conclusiones presentados en reuniones normalmente son considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el asma y los niños, visite la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay